Android Wear, ¿está condenado el sistema wearable?

Androd Wear en smartwatch

Android Wear, ¿está condenado el sistema wearable? - Algo nos olíamos sobre el futuro del sistema operativo Android Wear cuando veíamos que en vez de recibir novedades estaba desapareciendo poco a poco de los titulares de la prensa. Algunos periodistas norteamericanos se habían planteado las mismas dudas, sobre todo ahora que Google está celebrando que con su aplicación principal de conexión wearable han alcanzado un “récord”. El resultado de la investigación que han realizado y que nosotros hemos seguido a través de CNET ha derivado en una serie de declaraciones por parte de importantes miembros de la industria que no hay duda que hará temblar los cimientos de los dispositivos wearable. ¿Estamos ante el punto de inflexión que determinará el inicio del final para este tipo de tecnología? No parece, a priori, que tenga un futuro demasiado prometedor, aunque tiempo al tiempo…

Android Wear, preocupación lógica

En el pasado IFA de este mes de septiembre muchos de los expertos del sector móvil tenían una idea clara en la cabeza: el evento se aprovecharía para presentar nuevos dispositivos wearables que le darían frescura al mercado. Pero en lugar de ocurrir esto, algo que hubiera sido bastante lógico, lo que pasó es que solo hubo una empresa que presentó un terminal con Android Wear. Fue Asus, y tampoco se puede decir que el fabricante reuniera aplausos como para todavía estar escuchando el sonido de su efecto en los oídos. En lugar de eso su nuevo wearable pasó sin pena ni gloria.

Unos días atrás Apple tuvo su evento de novedades, y aunque ya sabemos que ellos no usan Android es bueno que lo mencionemos para hablar de la situación del mercado wearable. Anunciaron la segunda serie del Apple Watch, su smartwatch, y principalmente argumentaron que lo mejor que tenía el nuevo dispositivo es que era compatible con el juego Pokémon Go. ¿Sabéis el ruido que hace alguien cayéndose al suelo de la decepción? Nosotros lo escuchamos ese día en repetidas ocasiones. Pero así es como está el mercado wearable, derrumbándose, intentando lidiar con un público que ahora mismo no quiere este tipo de productos con Android Wear o con similares plataformas. Algunos fabricantes ya se han dado cuenta de ello y han puesto pies en polvorosa.

5 millones de descargas

Hace unas horas se publicaba la noticia: la aplicación Android Wear, que es la que se usa para crear el vínculo entre un wearable y un móvil con Android, superaba la marca de los 5 millones de descargas desde la tienda Google Play. Una muy buena noticia, aunque obtenida mediante el método más viejo e insulso del mundo, comprobar en qué categoría encaja la app en volumen de descargas. Antes del día 13 estaba en la categoría de: “entre 1 millón y 5 millones” y hoy ya está en la de “entre 5 millones y 10 millones”. Así que sí, sabemos que han superado los 5 millones por mucho que Google haga mutis en relación a estas cifras que tanto nos interesaría tener de primera mano. Al millón de descargas llegaron, como nota interesante, en el mes de marzo del año 2015.

Lo que no deberíamos pensar, aunque nos guste ser optimistas, es que 5 millones de descargas equivalen a 5 millones de dispositivos wearable con Android vendidos. Difícilmente habrá sido una cifra equivalente. Sumemos las personas que vuelven a descargar la aplicación cuando cambian de terminal, las que la descargan dos veces, las que la descargan por confusión, porque no tienen ni siquiera un wearable… y la cifra se irá reduciendo. Posiblemente la cantidad de terminales vendidos sea mucho más reducida. El mercado debería estar creciendo, pero no sabemos exactamente si lo está haciendo al ritmo que debería, lo que despierta aún más dudas.

Samsung Gear S3 reloj

Fabricantes que abandonan

Aunque suene un poco mal decirlo, hay algunos fabricantes que después de ver lo mal que han ido las cosas han preferido “rajarse” y dejarlo cuanto antes. No se les puede culpar, porque tienen dos opciones: seguir arriesgándose o dejarlo para intentar revitalizarse y volver si el mercado mejora. Las empresas que han hecho esto incluyen nombres tan respetados como los de Motorola, Huawei y LG, que viendo que sus primeros wearable les han hecho perder dinero han preferido contenerse en este caso para no seguir acumulando gastos. La estrategia no se puede decir que no sea buena, pero si hablamos de empujar en un mercado que requiere el apoyo de todas las marcas, está claro que ellos no están haciendo su parte. Otra cosa es si de verdad por mucho que empujen en grupo van a conseguir venderle al usuario un dispositivo en el cual no parece estar interesado.

Está ocurriendo algo parecido en el mercado tablet poco a poco. Vemos cómo hay empresas que siguen determinadas a que los dispositivos tablet continúen en las tiendas aunque las ventas estén bajando. Ahora tienen más éxito los equipos dos en uno que los tablets básicos como los conocíamos hasta el momento. Hay fabricantes que ya han preferido retirarse, mientras que otros siguen intentándolo. Pero llegará un día en el cual el punto de inflexión sea tan claro en el cual habrá que tomar decisiones radicales como no volver a trabajar con este tipo de producto. Y así ocurrirá lo mismo que ha pasado ahora con los wearable.

Las alternativas no son Android Wear

Si al principio decíamos que veíamos oscuro el futuro de Android Wear es porque para unos pocos wearables que van quedando en el mercado ninguno de los grandes utiliza el sistema de Google. Sí es cierto que tenemos lo último de Asus (que no nos olvidamos, tiempo al tiempo), pero los peces grandes están en otro estanque. La culpa de eso la tiene Samsung, porque no entendemos (bueno, sí lo entendemos) porqué siguen tan empeñados en seguir dando soporte a su propio sistema, Tizen OS, a la vista de que tampoco han logrado alcanzar el Olimpo con él. Pero con el próximo Gear S3 seguirán usando Tizen y dejarán Android Wear aparcado hasta nuevo aviso. Lo único positivo es que la empresa ha introducido compatibilidad con el sistema de Google, así que por lo menos nos podemos beneficiar de un uso cruzado para aprovechar el wearable con nuestro móvil.

Y en el otro lado de la balanza está Apple con su mencionado Apple Watch de la serie 2. Son los dos peces gordos, los dos dispositivos sobre los que se asienta el mercado wearable en estos momentos. Y como de costumbre, volvemos a hablar de una rivalidad entre Samsung y Apple. Algunos nos diréis que es lo que le aporta interés al sector, pero otros seguro que ya estáis cansados de las rencillas entre estas dos empresas.

Apple Watch 2 smartwatch

No queríamos desprestigiar a lo nuevo de Asus, que se trata del ZenWatch 3, un smartwatch de gran rendimiento y un diseño realmente llamativo. Es de diseño circular, tiene buenos componentes y ha sido actualizado a la última respecto a los requisitos actuales del mercado. Nos gusta, pero si somos realistas debemos decir que no va a ser el wearable que va a llegar al gran público o el que hará que el mercado se vuelva loco a su alrededor. Los ZenWatch ya llevan un tiempo en el sector y han demostrado ser de gran calidad, acumulando ventas muy positivas entre expertos y usuarios aventajados, pero no llegan a la fama de sus principales rivales.

La industria habla

Decíamos que en las últimas horas varios expertos de la industria han hablado sobre la situación actual con los smartwatch. Y las declaraciones son de todo tipo de colores y estilos. Ramon Llamas, analista de IDC, comenta”los smartwatch aún tienen que dejar una impresión significativa entre los usuarios para llegar a ser dispositivos imprescindibles”.

Ken Hong, de LG, empresa cuya última aportación al mercado wearable fue el lanzamiento del LG Watch Urbane 2nd Edition LTE, comenta “queremos ver lo que prevalece” en relación a si van a continuar creando terminales de categoría wearable. Una de las representantes de Motorola aporta lo siguiente: “Una de las cosas que queremos ver en el futuro son relojes conectados con datos y nuestra opinión es que si bien esto es técnicamente plausible, los problemas de este producto por sí mismo nos demuestran que aún no estamos preparados”.

Asus ZenWatch 3 reloj

Con esto en cuenta podemos apreciar lo que mencionábamos antes, que la industria está a la espera. Los fabricantes que ya han invertido y perdido dinero con este tipo de dispositivo no están dispuestos a que esto se repita. Un movimiento en falso repetido de manera continuada puede llevar a cualquier negocio al inevitable desastre. Por eso se están conteniendo y prefieren analizar la respuesta del público a largo plazo para buscar la manera de encajar en el resultado en el que quede el mercado. Por decirlo de una manera distinta, dejan que Samsung y Apple, que son quienes más sobradas van de recursos, se conviertan en conejillos de indias para seguir apoyando el mercado. ¿Cambiaría el resultado si Motorola, LG y tantas otras sí estuvieran creando wearables y aportando variedad a las estanterías de las tiendas? Esa es una pregunta que siempre quedará sin resolver.

Dicho esto, vemos el futuro de Android Wear complicado tal y como mencionábamos antes. La situación no es buena y el poco interés de algunas marcas hace peligrar lo poco que se había establecido anteriormente. Samsung y Apple seguirán arriesgando, pero nos da la sensación de que también se encontrarán ante un muro que difícilmente tendrán intención de superar. Dentro de un tiempo si la cosa no mejora los dos líderes del mercado wearable también decidirán enterrar sus dispositivos esperando que quizá en el futuro el interés por los wearable reflote (cuando la tecnología sea un poco más avanzada).

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios