Estado de Android en julio, Lollipop sigue liderando

Gráfico de Android en julio

Estado de Android en julio, Lollipop sigue liderando - Como especialistas en el sistema operativo Android una de las cosas que más nos preocupan sobre la plataforma de Google es disponer de las últimas actualizaciones. Por desgracia, somos conscientes de que la plataforma se mantiene constantemente actualizada y que no siempre es posible que nuestro terminal disponga de lo último. Al fin y al cabo, no es que dependa de Google, que solo se dedica a producir el sistema operativo, sino que depende de los propios fabricantes y de otros factores que son más complicados de lo que podría imaginarse. Dicho esto, el estado de Android es un dato interesante a analizar y explorar mes a mes, algo que Google anima a que hagan los expertos para que veamos en qué estado se encuentra la plataforma.

Distribución de Android, mes de julio

El gran trabajo que realiza Google para que tengamos en nuestras manos los últimos datos sobre la distribución de su sistema operativo es digno de aplauso. La compañía no se olvida de apostar por la transparencia, lo que en ocasiones resulta tan positivo como negativo para la imagen del sistema. Pero gracias a esto tenemos completa garantía de que siempre disponemos de los datos reales más útiles para el análisis de la presencia de Android en el mercado. Y así es como llegamos a la valoración de lo registrado este mes de julio. Os invitamos a que sostengáis una taza de café y a que disfrutéis de la situación actual de Android.

Lo primero es lo primero: la versión de Android que se encuentra activa en una mayor cantidad de dispositivos. Llegamos a la conclusión de que actualmente el honor de este título lo tiene Android Lollipop, combinando su actualización 5.0 y la 5.1 con porcentajes de 15,4% y 20% respectivamente. No es un dato nada negativo teniendo en cuenta que después de Lollipop solo se ha lanzado Marshmallow, por lo que quienes cargan contra Android por su falta de soporte en las actualizaciones quizá tengan que comenzar a buscar otros argumentos. Con Lollipop se alcanzaron algunos de los niveles de rendimiento más sólidos de Android y tuvimos ante nosotros novedades que han pasado a ser imprescindibles en el día a día de la plataforma. Aunque debería ir dejando paso a Marshmallow cada vez más, imaginamos que todavía nos la encontraremos como líder durante uno o dos meses más, hasta que la edición 6.0 pueda estar presente en una mayor cantidad de terminales (o llegue Nougat).

El segundo lugar lo ocupa Android 4.4 KitKat, que se encuentra presente en un 31,6% de los dispositivos. La edición de la barrita de chocolate (única ocasión en la cual la plataforma ha adoptado un nombre comercial para su actualización) sigue manteniendo una sólida presencia en el mercado. Sabemos que el sistema operativo de Google tiene unos procesos de actualización bastante lentos en algunos fabricantes, lo que ha llevado a que KitKat esté por delante incluso de Marshmallow, que de momento cae a una lejana cuarta posición. Cuarta porque antes está la clásica versión Jelly Bean, que con sus deliciosas y divertidas judías de colores suma entre sus distintas actualizaciones (4.1, 4.2 y 4.3) un jugoso 18,9% del mercado. La versión 6.0 se conforma con un 10,1% que debería ir en aumento, tal y como decíamos, a medida que pasen los meses. Con Google siempre hay que tener un poco de paciencia, pero si el pasado nos ha demostrado algo es que a la versión del algodón de azúcar le acabará llegando su momento.

Todo lo que queda por debajo está menos actualizado y son versiones pasadas, pero es obvio que continúan teniendo importancia y alimentando los dispositivos de usuarios que siguen sacándoles partido. Por detrás de Marshmallow nos encontramos con las olvidadas que se niegan a dejar de estar presentes: Android Gingerbread con un 2% (sumando sus diversas actualizaciones), Ice Cream Sandwich con un 1,9% y finalmente Froyo con un minúsculo 0,1%. Nos imaginamos que quedan “cinco o seis personas” que todavía tienen terminales Android 2.2 a los que Google acabará enviando nuevos móviles de regalo para que cambien de una vez y que así esta edición pueda desaparecer de los informes mensuales (tiempo al tiempo).

Midiendo otros rasgos del mercado Android

Google no se limita a permitirnos conocer el estado de Android en cuanto a actualizaciones, sino que siempre tiene otros datos con los que alegrarnos el día. Es el caso, por ejemplo, de la información que nos permite conocer los porcentajes de las pantallas utilizadas por los móviles activos con Android. Un dato interesante a fin de llegar a una conclusión sobre la eterna discusión que seguro que habéis tenido con alguien sobre cuál es el tipo de pantalla más extendido en la actualidad.

Android 6.0 Marshmallow

Dividiendo los terminales en cuatro tipos de pantalla en cuanto a tamaño: pequeños, normales, grandes o extragrandes, nos encontramos con que hay un claro líder en cuanto a los móviles dotados de Android. Se trata de los que encajan en la categoría normal, que suman un sólido 86% del total de los terminales. Se puede comprobar que los móviles de pantalla grande también causan interés, pero nada comparable, dado que solo suman un 7,9%. Los de tamaño extragrande se colocan en un 4,1% y por último los pequeños reúnen un 2%. Posiblemente estos reveladores datos sean tenidos en cuenta para estimar la producción de nuevos dispositivos con Android. Podemos asegurar que no habrá muchos móviles nuevos con pantalla pequeña, dado que queda claro que el público no está interesado en ellos. Y si bien los dispositivos con un volumen de pantalla más grande del habitual están teniendo muchos seguidores y un gran apoyo publicitario, de momento no da la sensación de que vayan a convertirse en el estándar del mercado. Continuaremos viendo cómo los móviles con pantalla normal se hacen con el liderazgo, por lo que no estamos cerca de que llegue el día en el cual los phablets se impongan de forma absoluta.

¿Qué tendencia podemos esperar?

Comentábamos antes que Android 6.0 Marshmallow está teniendo un nivel de adopción demasiado pausado, aunque confiamos en que la situación mejore. De todas formas, hay que partir de un pensamiento objetivo por mucho que nuestra pasión por el sistema de Google nos impida ver, en algunos momentos, la realidad. Y si tenemos en cuenta que Android Nougat (el anteriormente conocido como Android N) está a la vuelta de la esquina, mientras que tanto KitKat como Lollipop aún mantienen un nivel bastante fuerte, lo más probable es que vayamos a encontrarnos con un pinchazo en cuanto al nivel de adopción de Marshmallow.

Si os habéis fijado en las noticias que han ido apareciendo desde que se lanzase la versión Marshmallow, habréis visto muchas menos actualizaciones de los fabricantes en cuanto a sus intenciones con esta plataforma. No han llegado a publicarse tantos comunicados oficiales de empresas que prometían actualizar sus móviles con Marshmallow. Había casos concretos, pero en general parecía como si el mercado Android estuviera intentando ignorar la edición Marshmallow de manera deliberada. El motivo parecía obvio: recuperar el aliento. Con la versión previa muchos fabricantes se habían visto con el agua al cuello, tardando demasiado en actualizar sus terminales para beneficio de los usuarios. Esto llevó a que cuando habían terminado con Lollipop tuvieran demasiado cercana la salida de Marshmallow y que no vieran demasiados motivos en volver a poner patas arriba todos sus sistemas con la intención de adaptar los dispositivos a la nueva versión de la plataforma.

Resultaba más fácil, como decimos, hacer borrón y cuenta nueva tras la salida de la siguiente versión, la cual ya sabemos que será Android N. Habrá multitud de terminales, muchos más de los que podáis imaginar, que pasarán de la versión Lollipop a Nougat, dejando por el camino Marshmallow como una actualización que en cierto modo Google se podría haber saltado. Las voces más críticas, en realidad, cargan contra la compañía de Android debido al afán que tiene por actualizar y actualizar su sistema con nuevas versiones, como si estuviera desesperada por terminar el abecedario lo antes posible (algo que es mejor que no hagan, puesto que no sabemos qué pasará después, al menos con la elección de los nombres). Por lo tanto, el sector parece que coincide en que Marshmallow podría haberse evitado, dado que principalmente solo está teniendo presencia en aquellos nuevos terminales que llegan al mercado en estos momentos. Y los próximos que se lancen lo más probable es que se esperarán a que Nougat esté listo, puesto que sería lógico tener la ambición de exprimir las nuevas mejoras que traerá esta versión de Android.

Robot Android

Si la cantidad de móviles que tienen ahora Marshmallow os parece baja, preparaos para ver qué ocurre en el momento en el cual Google estrene Nougat. El motivo es que la compañía ya ha confirmado que actualizará todos sus Nexus recientes, dispositivos que ahora mismo forman una importante parte de los modelos con la edición 6.0. Por lo tanto, con el debut y el crecimiento de Nougat, se producirá una reducción de Marshmallow, confirmando su declive y su aparente fracaso como actualización puente entre el gran rendimiento que proporcionó Lollipop y las sorpresas y nuevas ideas tecnológicas que debería ofrecer Nougat.

La pregunta que nos hacemos, y lo que nos quita un poco el sueño, es si Google frenará en su afán de actualizar el estado de Android con un nuevo dulce y número cada año. ¿No deberían seguir las recomendaciones de sus socios y mantener las versiones un poco más de tiempo como cabezas de mercado? Samsung, Huawei y otros fabricantes ya se plantean abandonar el barco antes de que se hunda, quizá Google tenga que pensar varias cosas antes de seguir adelante con esta estrategia. De momento nos mantenemos en una posición neutral para ver qué ocurre en cuanto se ponga a disposición del público la versión Nougat, en la cual tenemos muchas esperanzas puestas.

Vía: Android Developers

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios