Gear VR, nuevo modelo y más realidad virtual en Android

Modelo de Gear VR

Gear VR, nuevo modelo y más realidad virtual en Android - Los entusiastas de la realidad virtual están de suerte, porque el mercado tecnológico sigue volcándose con ella. Con la presentación del reciente Galaxy Note 7, del cual ya os lo contamos todo ayer, la empresa coreana también ha anunciado una revisión de sus gafas Gear VR. No sabemos si a Samsung le está yendo bien en este mercado o si por ahora todavía acumulan pérdidas a la vista de que regalan el accesorio prácticamente con todo, pero si ya han creado otra versión suponemos que será porque les está funcionando. O es posible que solo estén empujando un poco más para ver si 2016 y 2017 se convierten, como se dice, en los años en los que este tipo de tecnología acabará barriendo todos los demás tipos de novedad.

Gear VR, nuevo modelo para 2016

Era lógico que con el lanzamiento de un nuevo móvil que adopta el estándar USB-C la compañía tuviera que comercializar también una versión personalizada con este conector de sus gafas de realidad virtual. Como no quiere que consideremos este producto como una segunda generación, lo que ha hecho ha sido mantener el nombre intacto. Lo único que hacemos es ponerle un “(2016)” después del nombre y así ya somos capaces de diferenciarlo del modelo precedente.

De todas formas, aunque hubiera sido posible no hacer ningún cambio en comparación a la versión actual, Samsung ha aprovechado y ha implementado ideas que tenía en mente desde tiempo atrás. Además de la conexión USB-C también es compatible con el puerto clásico micro-USB, lo que le da un mayor rango de soporte, convirtiéndolo en una auténtica máquina de “compatibilidad”. Eso aumenta mucho el rango de terminales Galaxy con el cual podemos utilizar las gafas, lo que sin duda es una buena noticia. En términos de conexión otra de las novedades incluidas se encuentra en que se le ha dotado de capacidad para generar una transmisión de datos. ¿Y para qué nos sirve eso ahora? Realmente de nada. No obstante, entre los desarrolladores se comenta que podría ser algo que ayudase, en el futuro, a crear experiencias variadas y satisfactorias. No sabemos cómo derivará eso, pero imaginamos que una comunicación de datos en tiempo real entre dispositivo y gafas tiene que ser muy útil.

Cambiando de tercio llegamos a las novedades funcionales. Ha cambiado el touch pad. Lo tenemos colocado en el lado derecho y nos permite tener una gran facilidad para movernos por el entorno, lo que siempre va bien con este tipo de experiencias a las que vamos a tener acceso. Aunque de posibilidades ajustadas, el dispositivo también nos propone un botón de Home que nos permitirá reiniciar todo el movimiento para ir a la interfaz principal desde la cual volvemos a organizar para ver qué hacemos dentro de la experiencia en la que estemos envueltos.

Las lentes han mejorado para que tengamos un mayor rango de visión, pasamos de los 96 grados de la edición precedente a 101 grados. Y puede parecer poco sobre el papel, pero cuando comparamos las dos gafas de realidad virtual y nos enfocamos en comprobar la mejora del ángulo, sí que notaremos lo que se ha hecho para potenciar esta característica. Bien por Samsung.

El diseño ya no es de plástico blanco, lo que quedaba un poco anticuado respecto a diseños más actuales y juveniles, sino que se ha optado por una combinación de negro y azul oscuro. Tampoco es el alma de la fiesta, pero nos convence bastante más. Uno de los aspectos positivos de haber cambiado los colores de la carcasa se encuentra en que ahora no sufriremos ningún tipo de reflejo, algo que podía ocurrir bajo ciertas circunstancias con los modelos anteriores debido al color blanco. En esta línea también se ha incrementado la calidad del soporte de la cara, para que el nivel de comodidad sea mayor y que nadie se pueda quejar aunque lleve un rato experimentando contenidos en realidad virtual. Otra cosa que ha hecho Samsung ha sido alargar las tiras y que sean así más ajustables.

Una impresión positiva

Lo más importante es que el dispositivo deje unas buenas sensaciones, sobre todo cuando llega tan poco tiempo después de la versión precedente. Con tan poco margen entre una edición y otra puede dar la sensación de que Samsung se ha apresurado demasiado. Lo más importante es saber porqué se han apresurado. ¿No estaban convencidos de la calidad del modelo precedente? ¿han visto que ya lo habían regalado suficiente y que debían innovar con algo mejor? ¿o simplemente estaban detrás del aprovechamiento del USB-C y necesitaban hacerlo? Poco a poco se nota que la propuesta de realidad virtual mejora, pero aún sin complacer de una forma definitiva. Nos estaríamos engañando a nosotros mismos si pensásemos que esta versión de 2016 de las Gear VR fuera a ser la última que se fuera a lanzar en el mercado. Lo dudamos.

Si tienes el modelo previo vas a necesitar este en combinación con el Galaxy Note 7, siempre y cuando te compres este dispositivo. Si no es tu caso te vamos a recomendar que esperes a la próxima versión de las gafas de Samsung, porque posiblemente no tarden en llegar y seguro que introducen una mayor cantidad de novedades y mejoras.

Xiaomi también quiere su parte

Mañana día 4 de agosto Xiaomi aprovechará el momento vacacional para presentar al público su propia tecnología de realidad virtual. Recibe el nombre de Dyadream y por lo poco que hemos visto va a tener muchos puntos en común con las Gear VR de Samsung. El principal punto en el que se van a parecer es el uso de un móvil para que la experiencia se pueda llevar a cabo. Esto es lo que diferencia estos dispositivos de los que se están gestando en otras partes del mercado, como es el caso de las famosas Oculus de Facebook. Todavía tenemos poca información del proyecto, pero solo queremos tenerlo en cuenta, puesto que Xiaomi es un fabricante que cada vez sorprende más y quién sabe si acaba chafando un poco las ambiciones de Samsung en cuanto a este tipo de dispositivo.

Realidad virtual en Android

Un mercado competitivo

La realidad virtual se ha manifestado en los últimos meses como un mercado competitivo. Todo lo comenzó Oculus, pero con el tiempo muchos fabricantes han ido uniéndose con sus propios dispositivos. Algunos de ellos son más interesantes que otros, en otros casos se apuesta por cosas como Google Cardboard, que no tienen especial interés si lo que buscamos es introducirnos en un futuro más de ciencia ficción, y luego tenemos los dispositivos independientes que vienen por detrás. La previsión es que este 2016 sea el año de este tipo de producto, pero a medida que pasan los meses más nos va pareciendo que el público acabará el año con interés, pero sin rascarse el bolsillo de forma indudable por hacerse con uno de los terminales.

Fuera del mercado móvil se apuesta por otro tipo de realidad virtual, la que lleva la pantalla introducida en el headset para que no haya que poner el teléfono. Es lo que ofrecerá PlayStation VR, que llega dentro de muy poco con la intención de arrasar por todo lo alto. Que un producto como este triunfe no va a ser algo malo para las Gear VR, porque lo que provocará es que el mercado se extienda y aunque sea un poco voluble seguro que tiene beneficios de sobra de los que se podrán aprovechar todas las marcas.

¿Pero hay oportunidades?

Creemos firmemente que la realidad virtual tiene salida, pero si dispone de los contenidos necesarios. Cada vez que se presenta un dispositivo como Gear VR lo que pasa por nuestra cabeza es “¿y el contenido?” Porque que tengamos un mejor ángulo de visión nos gusta, pero nos gustaría saber para qué lo vamos a aprovechar. Tenemos constancia de los muchos videojuegos que se están creando en PC y PlayStation 4 para su uso con realidad virtual. ¿Pero y en móviles? Y claro está, no queremos tener acceso solo a juegos, porque si eso es lo que nos dan en gafas como las de Samsung, no tendríamos motivos para usarlas en vez de las que ofrezca Sony con PlayStation. Queremos otras experiencias, aplicaciones, viajes, música, películas, un poco de todo, adaptado a la realidad virtual para que sea algo que marque tendencias en nuestra vida.

Samsung Gear VR

De no haber estos contenidos y de no disponer de unos altos niveles de calidad lo que ocurrirá es que poco a poco esta tecnología acabará tan desfasada y en desuso como ha ocurrido con la visualización de contenidos en tres dimensiones. ¿Cuántos de vosotros tenéis una televisión 3D en casa? ¿y qué partido le sacáis? ¿mucho? Seguro que ni pensando en aprovechar el 3D de forma obligatoria encontráis formas de exprimirlo, porque la tecnología ha sido abandonada y se ha quedado huérfana en cuanto a contenidos. Para que una tecnología como la realidad virtual funcione y Samsung pueda alegrarse de haber rediseñado de nuevo su terminal, todos los factores tienen que estar alineados y jugar en equipo con la intención de obtener éxito.

Los fabricantes de hardware (Samsung, Xiaomi ahora, Oculus y un largo etcétera) se tienen que poner a trabajar para extender la realidad virtual en lugar de entorpecerse el camino, mientras que los creadores de contenido deben crear experiencias visuales, sonoras e interactivas que consigan que los usuarios piensen “necesitamos la realidad virtual en nuestras vidas”. De eso depende que el mercado funcione o que no lo haga. Por lo pronto Samsung ya está aportando su granito de arena con esta revisión de las Gear VR que tiene como objetivo mejorar los resultados, la comodidad y el rendimiento. Ya lo habíamos dicho antes, pero lo repetimos: bien por Samsung.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios