Google Pixel XL vs iPhone 7 Plus, la comparativa

Google Pixel XL

Google Pixel XL vs iPhone 7 Plus, la comparativa - Es la hora de echar cuentas, de ver quién puede con quién, de analizar qué es lo que ha logrado la compañía de Android en el diseño de su Google Pixel XL en comparación al que está considerado como uno de los smartphones más potentes del mercado: el iPhone 7 Plus. El enfrentamiento entre ambos dispositivos nos da para escribir una comparativa en la cual, por muy seguidores que seamos de Android nos mantendremos en territorio neutral con la intención de ver los pros y los contras de cada dispositivo. Eso no significa que no estemos cruzando los dedos, porque queremos y deseamos que los Pixel de Google se transformen en los móviles que conquistarán el mercado de una vez por todas.

Google Pixel XL, a por todas

Tenemos que reconocer que estábamos cansados del enfrentamiento entre los mejores Galaxy y los iPhone. Siempre hemos defendido a muerte a los terminales Android en las tiendas, pero hemos ido viendo que de forma progresiva los móviles de Samsung perdían energía y posibilidades de ganar. No es solo porque los Galaxy Note 7 hayan explotado, sino porque en los últimos años la empresa coreana ha manifestado un claro agotamiento. Ha ido bajando el ritmo y su comparación con los iPhone ha sido cada vez más destructiva. Apple seguía ganando la mano y aunque su cuota de mercado nunca será superior a la de Android en general (la suma hace la fuerza…) ya habían derrotado a Samsung y había pocos rivales que le pudieran mirar a los ojos. Por eso se necesitaba que Google tomase cartas en el asunto con su propio dispositivo. Por eso estamos tan satisfechos de lo que hemos visto con la presentación del Pixel, porque realmente nos parece un móvil digno de competir con el iPhone.

Un batalla esperada

Es necesario respetar a tu adversario para tomártelo en serio y poder derrotarle. Google lo ha hecho con los Pixel y los ha enfrentado a los iPhone de manera clara. Incluso en el evento de presentación de los móviles la compañía tuvo algún que otro guiño hacia su rival en el mercado, usándolo como forma de abrir la contienda y encender la chispa de la batalla. Google quiere hacer daño al iPhone y para eso han creado el móvil pensando en todo momento: “¿Cómo podría ser mejor que el iPhone?”. Hoy por hoy han conseguido grandes cambios y avances. El paquete general que representa el móvil es muy jugoso. Tiene una gran interacción con la inteligencia artificial de Google Assistant, algo que no vamos a ver en muchos móviles. También cuenta con nube gratuita y las actualizaciones de Android van a ser fluidas para que no existan riesgos de seguridad ni bajadas de rendimiento. Esto es un smartphone en negrita y mayúsculas, un móvil capaz de mover montañas y de hacer tambalear los cimientos sobre los que se sujeta el iPhone.

Google vs iPhone

La carcasa es bonita y la parte de atrás atractiva. Que no es el rasgo más importante, pero cuenta. Al agarrarlo una de las principales diferencias que se notan es que las medidas del Pixel XL encajan mejor en la mano que las del iPhone. Se hace más cómodo de sujetar y eso sí es importante. Habrá personas a las que seguro que les da más confianza agarrar este móvil que el de Apple y debemos tener en cuenta que ambos juegan con la misma medida de pantalla, así que no es algo que se deba a eso. Son 5,5 pulgadas en los dos casos que se pueden integrar en la carcasa de una u otra manera dependiendo de las elecciones de diseño.

Todo es de Google

Un argumento que están usando algunos detractores de los Pixel es que se trata de móviles de HTC y no de Google. Dicen que Google ha pagado dinero a HTC para que borre su nombre y que en su lugar pongan el suyo para que la gente se emocione al ver que es un dispositivo de Google. Pero la realidad no es esa. Podría serlo, pero no es así como han pasado las cosas. A Google le falta la infraestructura para poder fabricar móviles, esa es una realidad. Pero tiene el talento, un equipo de diseño y desarrollo que se ha ocupado de dar forma al terminal. Tal y como Google ha reconocido abiertamente, toda la creación de los Pixel se ha realizado en sus oficinas. No hay decisión que no se haya tomado en Google y lo que han hecho al final ha sido enviar los planos, las pruebas y los datos a HTC para que ellos les dieran forma como si tuvieran un hornillo donde metieran la estatua de barro. Han sido una herramienta y por eso no aparece su nombre en el dispositivo.

Es como si un chef de reputación mundial prepara un delicioso plato y lo acaba de cocinar en el horno. ¿De quién es ese plato? ¿del chef que lo ha preparado o del horno en el que se ha cocinado? No hay ningún tipo de duda de que el plato es del chef y ocurre lo mismo con el Pixel XL. Google es el chef, un chef que debe haber ganado muchos tenedores de plata, puesto que ha dado forma a un delicioso plato que se espera degusten millones de personas.

Así se diferencian las especificaciones

Nuevo móvil de Google

Pongámonos a comparar las especificaciones. Obviamente el sistema operativo es distinto y en ese aspecto no se puede decir que uno sea mejor que otro aunque todos sepamos la respuesta. Sí vemos un cambio en el procesador, campo donde Apple siempre usa sus propios chips, lo que hace más difícil medir su rendimiento. Sería tonto no reconocer que el procesador Apple A10 Fusion de la empresa no es bueno, porque rinde muy bien. Pero cuidado, puesto que el Pixel XL utiliza un Snapdragon 821 de Qualcomm que sorprende por su rendimiento y posibilidades. Para quienes prefieren la tecnología que conocen y que saben cómo funciona trabajar con esta empresa siempre es lo mejor que puede ocurrir y tener un Snapdragon de última generación es algo que sienta de maravilla. Así que aquí vamos a tener que comparar rendimiento de apps, pero por ahora diremos que los dos rinden a un alto nivel, porque nos da la sensación de que será difícil diferenciarlos en términos prácticos.

En la memoria RAM sale ganando el Pixel XL por 1GB. A estas alturas sorprende que el iPhone 7 Plus solo tenga 3GB, pero ya sabéis que Apple es muy de jugar con la memoria y de optimizarla a su aire. Sobre el papel el móvil de Google tiene 1GB más y eso siempre cuenta. Ya habíamos dicho que el tamaño de pantalla es el mismo, pero en resolución sacamos bastante más margen con el Pixel. En el terminal con Android usamos una resolución de 2560 x 1440 píxeles, mientras que en el iPhone se limita a ser de 1920 x 1080 píxeles.

El enfrentamiento está bastante reñido en cuestión de cámaras. Con la frontal lo tenemos muy claro, en el Pixel es de 8 megapíxeles y en el iPhone se limita a 7 megapíxeles, pero con la trasera hay un poco más de debate. Ambas tienen 12 megapíxeles pero el rango de apertura del Pixel es un poco superior, aunque las funciones de la cámara del iPhone son un poco más avanzadas en ciertos términos. Podríamos decir que una cosa por otra y que hasta que se demuestre lo contrario se terminan quedando en tablas.

A nivel de almacenamiento esta vez es Google la que se queda “corta”, algo que no ha pasado muchas veces en el mercado Android. Tenemos versiones de 32GB y 128BG, y en comparación a esto el iPhone también ofrece una edición de 256GB. Pero aquí viene lo bueno, ya hemos dicho antes que los usuarios del Pixel tienen nube gratuita ilimitada para guardar archivos, y eso cuenta muchísimo. Donde sale ganando el móvil de Apple es en la certificación, dado que tiene IP67 en lugar de la IP53 del Pixel. Eso implica que no deberíamos mojar mucho el terminal de Google, porque no va a ser demasiado resistente. Para el próximo año ya sabemos qué tiene que hacer Google si quiere mantenerse en la línea de lo que está haciendo el mercado smartphone en general.

Características de Google Pixel XL

La batería del Pixel es superior: 3450 mAh en vez de 2900 mAh y en el terminal de Google hay carga rápida, lo cual también se debe tener en cuenta. Con eso damos por sentada la comparación de especificaciones y dejamos unas líneas finales para sopesar estos datos.

¿Quién sale ganando?

Cada uno de los móviles tiene algunos aspectos que les hacen destacar por sí mismos. No podemos decir que el Pixel XL es mejor que el iPhone 7 Plus en todo, porque estaríamos exagerando. Lo que sí decimos es que hacía mucho tiempo que no veíamos al móvil de Apple contra las cuerdas, porque nadie había conseguido empujarle de esa manera con unas especificaciones tan buenas. Nos parece que Google ha cometido algunos errores de novato, que debería haber incluido mejor resistencia hasta llegar a IP67 y que todavía le falta para sorprender en términos de diseño. Pero si echamos cuentas y valoramos el conjunto hay que aplaudir a Google durante varios minutos por haber conseguido dar forma a un terminal tan completo y potente.

Si como nosotros sois seguidores de Android no dudéis ni un momento: compraros el Google Pixel XL. Y si hasta ahora habéis usado el iPhone porque no había otro dispositivo que os diera confianza a la vista del bajón que ha dado Samsung en los últimos tiempos, también os recomendamos que le echéis un ojo a la propuesta de Google. De aquí a unos pocos años van a arrasar.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios