HTC Desire 10, presentación de dos nuevos gama media

Nuevo HTC Desire 10

HTC Desire 10, presentación de dos nuevos gama media - Quien haya perdido la fe en HTC debido a sus últimos móviles es posible que la recupere con la presentación del HTC Desire 10, un nuevo terminal que se presenta con unos rasgos más que interesantes, aunque quizá quedando un poco por debajo de lo que esperábamos. No es que queramos comenzar a tirar tierra sobre el tejado del fabricante ya desde la introducción del artículo, pero hay que reconocer que teníamos unas expectativas un poco superiores respecto a lo que nos tenía preparada la marca. Dejaremos que vosotros saquéis vuestras propias conclusiones cuando os hayamos contado todo lo que hace falta saber sobre este nuevo terminal smartphone.

HTC Desire 10, espíritu art decó

Nos llama la atención de forma poderosa que HTC haya cambiado tan radicalmente lo que podíamos esperar de un modelo de la gama Desire. No se puede decir que no hayan innovado, para bien o para mal. También es cierto que en los últimos años han hecho tantas pruebas con materiales de fabricación y diseño que tampoco nos sorprende que sigan innovando a su modo. Esta vez han cogido un poquito de aquí y otro poquito de allá para dar forma a un terminal que, como decíamos, llama la atención. El principal motivo de ello es que captura el estilo art decó, que es un concepto decorativo que siempre ha tenido una gran importancia en el mundo del arte. Ahora las personas a las que les gusta estar a la última moda y ser absolutamente fantásticas pueden lucirse al máximo diciendo que tienen “un móvil estilo art decó”. Un punto para HTC por darnos esa oportunidad que seguro que muchas personas aprovechan.

Un diseño de moda que engaña

Para los representantes de HTC hablar del estilo de estos dos nuevos móviles es hablar de elegancia. Dicen y reconocen a grito pelado que no son unos gama media más, sino que se trata de ciudadanos de primera línea del ecosistema HTC. Visualizan su catálogo como una división de clases en la que la gama alta viviría en las casas más caras de la ciudad y en la cual estos nuevos Desire también tendrían derecho a vivir aunque hubieran nacido de familias más modestas (una metáfora que no sabemos si habréis entendido, pero que lo explica “bastante” bien). Paranoias e ideas raras al margen, HTC comenta que se influencia por los diseños art decó, por la búsqueda de un estilo dorado, por el contraste de colores y por la forma en la que todo busca protagonismo por cuenta propia en el diseño del móvil. Hay que escuchar hablar a algunos de los ejecutivos de la marca para ver que todo lo que nos están contando no es que lo hayan memorizado de un folio, sino que lo creen y lo viven de forma auténtica. Eso siempre ayuda a que todo tenga una pizca añadida de credibildidad.

Diseño del HTC Desire 10

Quizá también por la influencia del art decó, que siempre parece que ha sido un estilo de diseño que va más de superior de lo que realmente es, nos encontramos unos detallitos metálicos que, en realidad, no son metálicos. Pero tienen esa habilidad de llamar tu atención porque lo parecen. Es parte del encanto de jugar con un diseño que rompe con los estereotipos y que tiene el poder de captar la atención sin decepcionar una vez le pones las manos encima. Porque es verdad que quizá te parezca otra cosa, pero lo que acabarás viendo podrá ser incluso mejor de lo que habías imaginado, sobre todo porque el metal no es algo que garantice la felicidad.

Hablamos de plástico, de buen plástico, eso sí. Hay que diferenciar entre el plástico que se dobla con un golpecito y que se ve feo una vez pasan unos pocos días de uso, y el plástico que reluce aún con el paso de los meses. HTC se ha asegurado de que estos nuevos móviles tengan ese buen plástico que soporta el tiempo y que garantiza que su acabado no se verá afectado por mucho que lo utilicemos. Dicen algunos de los especialistas que han probado el nuevo HTC Desire que la sensación que te queda en las manos no es buena una vez pasan los minutos. Nosotros vamos a retarles y decirles que creemos lo opuesto y que hay que darle un voto de confianza a HTC por el esfuerzo realizado. Porque parece que nos acostumbremos a darles caña a los fabricantes en cuanto hacen un par de móviles que no cumplen con las expectativas.

Dos modelos enfrentados

La presentación del smartphone se lleva a cabo con dos variantes: HTC Desire 10 Pro y HTC Desire 10 Lifestyle. En ambos casos hablamos de gama media por mucho que se utilice el nombre “Pro” en uno de ellos. Ya sabéis que todo el tema de los nombres es muy ambiguo y que queda en un remarcado segundo plano cuando hablamos de encontrarle sentido a algunas de las decisiones de los fabricantes.

Hablemos ahora de las características y de lo que podemos encontrar en cada uno de los móviles. No hay diferencia en el tamaño de pantalla por mucho que seguro que haya sido en lo primero que hayáis pensado. Nosotros es lo que pensábamos en primera instancia, porque sería bastante lógico visto lo visto. No obstante, sí que es verdad que hay una diferencia en la cámara y que puede ser un factor que nos haga decantarnos por un modelo u otro. La versión Lifestyle es una edición del móvil menos potente, que se encuentra más dirigida a que disfrutemos del móvil de forma relajada y cómoda. Sus dimensiones son un poquito más reducidas y resulta más fácil de manejar, mientras que los elementos de los que hace gala tienen una potencia menor. Pero a cambio de ello se convierte en el aliado ideal para llevar el móvil en la mano y sacar provecho a sus funciones. Ese tipo de diferencia es fácil de apreciar, dado que ya la hemos llegado a ver en otras ocasiones.

Pantalla y procesador

Sobre la pantalla, como mencionábamos, lo que ocurre es que la del modelo Lifestyle tiene una resolución de 720p Super LCD, mientras que la del modelo Pro es de 1080p con panel IPS. En ambos casos son de 5,5 pulgadas, pero la diferencia de resolución entre 1920 x 1080 y 1280 x 720 píxeles es demasiado elevada como para que no le prestemos atención si estamos buscando la mejor pantalla posible. Que no decimos con esto que con los 720p del modelo Lifestyle no vayamos a disfrutar de un rendimiento más que adecuado, tampoco pensemos que HTC ha cometido un error, pero sí existe esa diferencia apreciable.

Con el procesador nos ocurre tres cuartos de lo mismo, aunque en este caso ni el componente incorporado en el modelo Pro es suficientemente adecuado en los tiempos que corren. Aquí HTC se podría haber esforzado un poco más, si bien imaginamos que se han contenido para intentar que el precio del móvil no aumente demasiado. Esa sería, en este sentido, la única explicación. El HTC Desire 10 Pro cuenta con un chip MediaTek Helio P10, que no está mal, aunque es mejorable. Por su lado, la versión Lifestyle dispone de solo un modelo Snapdragon 400, con el cual sí que estamos lejos del rendimiento que debería haber en un gama media actual que intenta hacer algo más por el usuario. No olvidemos que el Snapdragon 400 se utilizó ya en el año 2013 en algunos de los smartphones que se lanzaron en aquella época (podemos mencionar el Motorola Moto G si queréis un ejemplo). Y que los procesadores sean un poco anticuados no implica que los móviles sean lentos, pero son componentes tan viejos que nos proporcionan una menor confianza si miramos a largo plazo (por todo lo relacionado con la esperanza de vida del móvil).

Otras diferencias técnicas

Las diferencias de potencial siguen con la cámara. El sensor trasero del modelo Pro es de 20 megapíxeles con lentes f/2.2 a las que acompañan flash LED dual y autoenfoque láser. Parece que entre otros rasgos nos hemos quedado sin el estabilizador óptico de imagen que damos por incluido en muchos de los smartphones que llegan ahora mismo al mercado, lo que ayuda a que obtengamos mejores imágenes. En comparación a esto la versión Lifestyle confía en un sensor de 13 megapíxeles que no es tan capaz, pero que tampoco hace un mal papel. Para los usuarios que crean que todo en el Lifestyle es peor que en el modelo Pro hay que decir que la tecnología de sonido alcanza un mejor nivel en el modelo más delgado. Esto lo consigue a través de la tecnología de altavoz BoomSound Hi-Fi.

Presentación del nuevo móvil de HTC

Pero lo demás brilla con mayor protagonismo en la versión Pro, que dispone de seguridad con lector de huellas dactilares, una memoria RAM que puede llegar a 4GB en su modelo mayor (en comparación a los 3GB máximos del Lifestyle), batería de 3000 mAh en vez de 2700 mAh e incluso una versión más avanzada de la conexión Bluetooth. En los dos casos, aunque no lo habíamos dicho porque lo dábamos por sentado, el sistema operativo es la plataforma Android de Google en su versión 6.0.

Con los dos HTC Desire 10 el fabricante apuesta de nuevo por seguir abriéndose camino en la gama media a través de especificaciones cumplidoras y en este caso de un diseño bastante llamativo. Que podamos recomendar o no su adquisición dependerá del precio con el que lleguen a las tiendas. El problema es que HTC ya ha tenido algunos momentos en los que se ha dejado llevar y ha puesto costes demasiado altos a móviles que son mucho más moderados de lo que ellos pueden imaginar, así que esperemos que esta vez se contengan.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios