MyKronoz Zewatch, smartwatch … pero por poco

IMG_20140616_152325

Saludos, EAndroides. Hoy os traemos, un smartwatch “low-cost” pero que, si sabes lo que buscas, puede ser hasta útil: el MyKronoz ZeWatch.

Todos hemos sido testigos del crecimiento del fenómeno smartwatch en los últimos años. Ya sea de la mano de Samsung y su gama Gear, como de Sony, los smartwatch han ido incorporando cada vez más funciones … y, sin embargo, siempre parecen un “quiero y no puedo”. No sabemos (aún) qué nos deparará el Motorola 360 y Android Wear; pero hasta el momento, el concepto de smartwatch no acaba de despegar. Incluso, recientes estudios ponían de manifiesto que un gran porcentaje de los usuarios que adquirían uno, acababan intentando deshacerse de él a los pocos meses.

IMG_20140616_152325

Entonces, ¿dónde encaja el MyKronoz ZeWatch? Veréis, en primer lugar, yo no lo llamaría smartwatch. Su única “inteligencia” reside en que, vía Bluetooth, puede vincularse a tu terminal; pero eso también lo hace el manos libres de tu coche, y no lo llamamos “inteligente”.

¿Y qué podemos hacer con esa conexión? Pues es simple: una vez sincronizado (lo que es bastante fácil), puedes recibir y contestar llamadas desde tu reloj (sí, “el coche fantástico” ha vuelto), o utilizarlo como altavoz para tu aplicación de música. Eso es todo; coincidiréis conmigo que el término “smartwatch” le queda un poco grande.

IMG_20140616_171303

El reloj es extremadamente ligero (32 g) y sencillo: una pantalla OLED (128 x 32, no táctil, con nula visibilidad a plena luz del sol), en la que podrás tener la información justa: fecha, hora, estado de la batería, y si el smartwatch está sincronizado con el terminal móvil. Dos botones, uno a cada lado, con una serie de funciones básicas pre-definidas; un pequeño orificio que oculta el micrófono, y una rendija que hace lo propio con el altavoz, completan el conjunto. El terminal, además de ligereza, transmite sensación de fragilidad; por cierto, tampoco es sumergible.

Además, el reloj incluye el cargador del mismo; es del tipo habitual en estos dispositivos, de pinza con los terminales de carga en la parte posterior del reloj. Dicho sea de paso, el que la pinza tenga que ir sobre la pantalla no ayuda a mejorar la impresión de que, cada vez que lo pones a cargar, puedes rallarla en cualquier momento; además, requiere un cierto proceso de ensayo y error para lograr que cargue, al menos la primera vez.

Vamos a las impresiones de uso. Tras la primera carga, llega el momento de ajustar fecha y hora y, lo más importante, sincronizar tu ZeWatch con tu terminal móvil. El proceso es muy simple y tan sólo ha de hacerse una vez; desde entonces, cada vez que conectes el Bluetooth en tu terminal, el ZeWatch se conectará a él, sin tener que hacer nada; a partir de entonces, todos los sonidos de tu móvil pasarán por tu ZeWatch (notificaciones, música), y podrás recibir y contestar llamadas desde él.

Screenshot_2014-06-16-17-14-14

El problema es que las notificaciones no muestran nada en pantalla; tan sólo las oyes. Hay que decir que la música no suena mal del todo; puedes controlar el volumen con los dos botones del móvil. En cuanto a las llamadas, ahí sí que las condiciones de la propia llamada serán determinantes: si los dos interlocutores están en un ambiente ruidoso, el resultado no es muy gratificante. De modo que podrás decir aquello de “K.I.T, te necesito”, pero sólo si K.I.T está en el garaje. La propia conexión Bluetooth funciona como un curioso “antirrobo”; si te alejas más de 10 m del terminal, el Zewatch pierde la conexión, y comienza a vibrar.

La duración de la batería, hasta el momento, es aceptable; y probablemente lo sea por una de las características más molestas, al menos para mí, en el ZeWatch. Sólo puedes ver la hora pulsando los botones del reloj; la pantalla no es táctil, y una vez que ha mostrado la información, apenas permanece encendida unos 3 segundos. Sin duda, y pese a que puedes despertar la pantalla con ambos botones, al tener que usarlos continuamente probablemente acabarán sufriendo problemas de funcionamiento.

En resumen, ¿recomendaría el MyKronoz Zewatch? Pues la verdad es que es que como smartwatch va muy justito, pero como “manos-libres de pulsera con algunas funciones de reloj” cumple con creces. Claro está, el segundo segmento es menos “glamouroso” que el primero, pero hay que decir que cumple con las funciones que oferta; esto es, es un dispositivo limitado, pero honesto; y a un precio muy inferior a sus hermanos más “inteligentes”.

Compartir en Google Plus

Acerca de Jesús B.

twitter

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios