Nexus, ¿el adiós definitivo de la marca?

Adiós a Nexus

Nexus, ¿el adiós definitivo de la marca? - Ha llovido bastante desde el día en el que conocimos los Nexus por primera vez. Fueron tiempos aciagos, una época en la cual Google estaba llena de ilusión y convicción. Aún no se habían acomodado con Android, sino que sabían que tenían errores y querían solucionarlos. Los Nexus eran su arma. Pero esta gama de terminales parece que ha llegado a su final. Según filtraciones recientes que han llegado a la red los próximos smartphones avalados por Google no recibirán el nombre de Nexus, sino que se presentarán de una manera distinta. No tenemos la lagrimita cayendo por los ojos, pero casi casi, porque han sido seis años de echar mano de unos móviles que nunca han decepcionado (bueno, alguna vez no fueron tan buenos…).

Nexus, ¿qué va a pasar?

Todos sabéis que las muchas filtraciones que han aparecido en la red en las últimas semanas hablaban de los nuevos Nexus fabricados por HTC. No hay nada de lo que culpar a los filtradores, porque hasta ahora el nombre de la gama se venía usando de forma común. Es muy real que HTC está trabajando en nuevos móviles avalados por Google, pero simplemente tendrán otro nombre, sin más.

Se dice que el objetivo al quitar el nombre Nexus es que parezca que de verdad la nueva generación de smartphones de Google es una línea de móviles totalmente nueva. No quieren que estos próximos dispositivos se relacionen con los anteriores Nexus por mucho que la fama de estos móviles no sea mala. Pero hay que entender que si quieren borrón y cuenta nueva es lógico que opten por este camino. Además, van a hacer algo que hasta ahora no habían puesto en práctica: cargarse el nombre del fabricante para poner el suyo y la marca del móvil. Es decir, que cuando agarremos uno de los próximos smartphones de la empresa lo que veremos será el logo de Google y el logo de la marca que ocupe el lugar de Nexus. Es decir, no habrá ni rastro de HTC. Y lo vemos muy lógico, todo sea dicho. Así la próxima vez que se cambie el fabricante, algo que ocurrirá presumiblemente pronto, los usuarios no tendrán que liarse pensando en quién lo ha fabricado. Eso quedará “oculto” y nos tendremos que limitar a saber que Google lo ha avalado.

Nuevos modelos en camino

Móvil Nexus One

Dicho todo esto, nos podemos ir olvidando de hablar de los Nexus en mucho tiempo. Pero su desaparición no implicará que desaparezca aquello que representan. Seguiremos teniendo el sistema operativo Android en su versión más pura. A los seguidores acérrimos de Google, los que disfrutan desgranando cada elemento de la plataforma, es como más disfrutan, porque no tienen que soportar todo el relleno que meten los fabricantes. Lo que sí es probable, por lo que se ha comentado, es que la experiencia que se proporcione basada en Android sea más completa, esté mejor preparada y disponga de curiosidades añadidas que hagan que el usuario tenga un mejor acceso ante sí. En teoría habrá muchos cambios en este aspecto y por eso es posible (otro motivo) que no quieran seguir usando el nombre de Nexus. A nosotros ya os hemos dicho que nos parece bien, pero todo indica que habrá mucha polémica por esta decisión, dado que estamos viendo mucha discusión al respecto.

Todos los comentarios están en consonancia con las últimas filtraciones que han ido llegando a través de distintos medios. Eso incluye que tendremos una configuración nueva de color, una función de opciones personalizada y una presentación de botones totalmente distinta. Serán cambios que intentarán reflejar las inquietudes que tiene Google por los móviles a los que da nombre y con los que intenta ser una representante máxima de lo que supone la tecnología Android aplicada a los smartphones más potentes. De esto es algo de lo cual la compañía habló públicamente hace poco tiempo, insistiendo en que quieren tener un papel más activo en aprovechar Android en su plenitud.

También lo harán con otros terminales

Google no se va a contentar con tener sus propios móviles, puesto que los rumores indican que la estrategia que van a utilizar para los smartphones también la utilizarán con sus tablets y sus wearables. Por lo tanto, dentro de unos meses iremos viendo cómo la marca proporciona a los usuarios terminales en los que se puede confiar de forma ciega y en los que no habrá problemas con el tema de las actualizaciones de Android. Este parece ser, al mismo tiempo, un plan de Google para luchar con la fragmentación.

Marca Nexus

La compañía ha ido viendo cómo en los últimos años el liderazgo que tenía Samsung, que era la líder creando móviles con Android, se ha ido difuminando. A los usuarios ya no se les pasa por la cabeza la idea de “compra un Samsung” cuando piensan en cuál será la mejor marca que trabaje con el sistema operativo Android. Por este motivo Google quiere tomar cartas en el asunto, llenar las tiendas con los terminales fabricados por ellos y conseguir que la gente diga “compra un Google si quieres confianza”. Nos da la sensación de que van a tardar bastante en llegar a conseguir sus objetivos, dado que este tipo de reacciones no se logran entre los consumidores en un abrir y cerrar de ojos. Van a tener que ser perseverantes, mucho más de lo que hizo Microsoft en su momento cuando acabó tirando por tierra el trabajo que había intentado llevar a cabo tras la adquisición de Nokia.

Así fue el origen de los Nexus

Quizá muchos de vosotros no lo recordáis, pero el origen de la gama Nexus se remonta al año 2010. Han pasado seis años desde el momento en el que vimos en el mercado el Nexus One. Estaba fabricado por HTC (ya vemos que siempre ha tenido un buen feeling con Google, de eso no hay duda) e incorporó el sistema operativo Android en su inolvidable versión 2.1 Eclair. De todas formas, como salió en un momento de transición Google aprovechó su disponibilidad para que fuera el primer móvil en estrenar la versión 2.2 Froyo de Android. Eso le permitió a la compañía demostrar las muchas posibilidades de su sistema operativo con un móvil al que Google había hecho una supervisión exhaustiva desde el primer momento de su proceso de fabricación.

Le cogieron tanto cariño al Nexus One que el dispositivo parecía que se negara a desaparecer. La compañía le regaló a los usuarios la actualización de Android 2.3 Gingerbread, lo que parecía a todas luces fuera de lógica. Pero la actualización llegó como si Google quisiera manifestar de una manera pública y para todo el mundo que ellos seguían soportando sus móviles hasta el infinito y más allá. Las características del Nexus One eran propias de la época, con una pantalla de 3,7 pulgadas (qué tiempos aquellos), procesador de 1GHz, RAM de 512MB y memoria interna de la misma capacidad. Los usuarios se encontraron en aquella época con espacio de almacenamiento externo por microSD y fue la primera y última vez que este elemento se incorporó. Luego Google pensó que no era necesario microSD si ya tienen un buen servicio en nube al que recurrir.

Despedida de Nexus 6

Y llegaron los demás

Después del Nexus One llegó el Nexus S de Samsung (¿recordáis que antes hablábamos de ese liderazgo de la empresa coreana?) en Navidades del año 2010. Un año más tarde volvimos a tener un Nexus de Samsung, pero esta vez la empresa se impuso a Google y le dijo que si no se llamaba Galaxy Nexus se podían ir a buscar otro socio. Así que sí, se llamó Galaxy Nexus y fue el debut de Android 4.0 (la versión del helado). Como a Google no le gustó nada lo que Samsung había hecho en los procesos de negociación y querían quitarse de encima el nombre de Galaxy, para el siguiente Nexus recurrieron a otro fabricante. Llegaron a LG y les creó el Nexus 4, que se lanzó en 2012. El nombre ya daba dolores de cabeza, porque no recordamos los anteriores modelos con sus respectivos números, pero Google prefirió poner orden y seguir la numeración de forma “lógica”.

En 2013 Google, que había quedado complacida con LG, volvió a contar con la marca y lanzó el Nexus 5. Pero no hubo continuidad el siguiente año, dado que el Nexus 6 fue responsabilidad de Motorola. En 2015 Google volvió a trabajar con LG y dio forma al Nexus 5X, que tomaba de referencia el anterior modelo de este fabricante. Y ese mismo año también lanzaron el Nexus 6P, que estuvo creado por Huawei. Con este lío de fabricantes y socios al final Google entendió que la cosa se le había ido de madre y que tenía que solucionarlo. Así es como hemos presenciado el final de la gama Nexus.

Con todo esto en cuenta, y dejando la historia de los tablets Nexus para otro día, porque tampoco es tan interesante como para que le dediquemos un libro, podemos poner las ideas en orden y en perspectiva. Lo primero que vamos a concluir es que Google necesitaba, después de la locura que ha organizado en los últimos seis años, hacer borrón y cuenta nueva. No hay regularidad en sus móviles, no hay una filosofía de fabricación clara y hemos llegado a ver auténticas locuras en comparación a modelos precedentes. No sabemos si ahora que prescinde de los nombres de los fabricantes tomará la decisión de trabajar solo con uno de ellos, en este caso HTC, pero eso sería lo más lógico y lo que deberían hacer. Pero imaginamos que es complicado. Ya veremos en qué termina la cosa, pero no hay duda de que tenemos ganas de ser testigos de estos próximos móviles de Google.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios