Acer Predator 8, el tablet del gaming

Acer Predator 8 tablet

A diario estamos escuchando de distintas fuentes frases como “los tablets están muertos”, “ya nadie quiere tablets” o “para qué necesito un tablet teniendo un phablet”. Pero la cuestión es que nos parece bastante cruel quitarnos de un carpetazo, de la noche a la mañana, un dispositivo que nos ha sido útil durante tantos años. ¿Recordáis cuando comenzamos a usar tablets como el Acer Predator 8 y nadie salía sin ellos de casa? ¡Había hasta quien los usaba de cámara! Multitud de celebridades hablaron de las bondades de este tipo de dispositivo que les permitía, por ejemplo, leer libros con un rendimiento más flexible que el de los eReaders.

Acer Predator 8, buscando el nicho

Hoy día los tablet están comenzando a perder mercado y sus cifras de ventas son cada vez peores. Ocurrió algo parecido hace no mucho tiempo con los ordenadores portátiles y con los equipos de sobremesa. El responsable de la caída de los portátiles fue el mercado tablet y ahora el sector tablet está siendo víctima del mercado smartphone y el obsesivo aumento de tamaño al que están sometiendo los fabricantes a estos terminales. Pero aunque pierdan cuota de mercado los tablet tenemos claro que seguirán entre nosotros durante mucho tiempo. Ahora mismo lo que les queda a este tipo de dispositivos es la búsqueda del nicho.

¿Y qué es el nicho? Otra forma de llamar a la especialización. Dado que los tablet parece que ya han visto pasar el tiempo en el que podían estar dirigidos al gran público ahora se tienen que amoldar a ir en busca del apoyo de usuarios determinados. Los fabricantes saben que se trata de una forma de trabajar más arriesgada y sacrificada, puesto que no pueden crear un dispositivo al hacer sin más. Pero están ajustándose bien a lo que quiere el mercado para lograr sobrevivir. De esto sabe mucho Acer, que ha lanzado en el mercado varios terminales enfocados a tipos de público determinados. ¿El objetivo? Ir a por grupos reducidos de usuarios, pero vendérselos a una gran mayoría de ellos. Es decir, se trata del pensamiento del menos es más. Si en el mercado global puedes atraer a 1000 personas pero solo vendes a 5, y en el mercado del nicho puedes atraer a 50 y vendes a 45, está claro que el mercado al cual debes dirigirte es a este segundo, al menos si no hay previsiones de crecimiento.

El filón del gaming

Con este nuevo tablet de Acer se busca el apoyo de los aficionados al gaming, que están saliendo de debajo de las piedras ahora que el término gaming ha quedado tan emborronado por la masificación de los videojuegos. ¿Quién es un aficionado al gaming? A Acer le importa bien poco si sus dispositivos los compran locos del LoL, si lo quieren los entusiastas de Minecraft o si lo van a adquirir los jugadores que tengan una PlayStation 4, la cuestión es que les vendan el terminal a la máxima cantidad de ellos. Y por eso este nuevo modelo de Predator deja claro que si queremos jugar en un tablet vamos a tener el rendimiento que buscamos, ni más ni menos.

Acer Predator 8 parte trasera

Para captar la atención de los gamers el tablet tiene un diseño agresivo, que sigue la línea de algunos de los equipos de sobremesa que hemos visto con el logo de Acer enfocados al gaming. Se ha incorporado un procesador quad-core Intel Atom x7 y tenemos 2GB de RAM, con pantalla de 8 pulgadas (1920 x 1200 píxeles) y almacenamiento de 32GB (con expansión microSD). No acabamos de captar el porqué se ha incluido solo Android 5.1 sin que se nos proporcione ninguna garantía de actualización a una versión más avanzada del sistema operativo de Google. Son de estas cosas que te dejan un poco con cara de tonto, porque seguramente el Predator podría hacer mucho más de lo que imaginamos si estuviera adaptado a lo último de lo último. Pero en cualquier caso, son cosas de Acer. También hay Wi-Fi, Bluetooth y una batería de 4420 mAh de la cual solo podemos decir cosas negativas. Porque si Acer conoce bien a los gamers debería saber que no hay nada que les guste más que darse “atracones” de juego y tener que preocuparse de un rendimiento de batería bajo no es algo que cause sensaciones positivas.

No es un Shield

Comenzamos pensando en el Shield de Nvidia cuando escribíamos las primeras líneas del artículo y aunque es un poco cruel, tenemos que decirlo: el Acer Predator no es un Shield. Sentimos mucho que las comparaciones sean odiosas, pero lo que es así es así, y no hay más vuelta de hoja. No es que el Predator no nos ofrezca un buen rendimiento, pero si tenemos que dar con un campeón del gaming en los tablets ese sería el modelo de Nvidia. El principal motivo son los componentes, entre los que no hay color. Si estáis habituados al juego en PC sabréis que hablar de componentes de Nvidia son palabras mayores, ¿pero qué nos decís de los componentes de Acer? Ni mucho menos tienen el mismo nivel de reputación y buen rendimiento. Pues si aplicamos esa idea al sector tablet tendremos claro exactamente qué es lo que les diferencia a los dos dispositivos. No obstante, tampoco nos llevemos la idea errónea de que las piezas que ha elegido Acer para el diseño de este tablet son poco adecuadas para el rendimiento que buscamos en cuanto a gaming, porque la compañía ha elegido cada componente con dedicación.

Gaming mejorable

Cuidado, que el subtítulo del apartado lleva a engaño. Lo que ocurre con el Predator de Acer es que nos deja un poco fríos en cuanto a la experiencia que proporciona. Si la empresa se ha planteado crear un tablet enfocado al gaming lo que buscamos es que cuando comencemos a utilizarlo de verdad nos sintamos dentro de un dispositivo que sabe cómo exprimir al máximo las bondades de los juegos para móviles. Lo que no queremos es un simple acceso a Google Play y que nos dejen descargarnos nuestros juegos favoritos. Lo más probable es que acabemos con los dos o tres juegos a los que jugamos siempre y que no pasemos de ahí. Se perderá el factor sorpresa y la oportunidad de crear un buen vínculo entre el jugón y el tablet.

A lo que nos referimos es a que falta un entorno, un hub, algo que nos conecte con los juegos que mejor se disfrutan, un concepto que exprima lo de moda que están los eSports, las competiciones y los títulos de móviles. Eso es algo que sí tiene el Shield de Nvidia, así que ya estamos de nuevo con las comparaciones. No le pedimos a Acer que tenga juegos exclusivos que hayan sido creados para el Predator, porque posiblemente eso sea algo que nunca llegará a ocurrir, pero que al menos cambien un poco la forma en la que nos introducen en el sistema. Eso ayudaría a que la experiencia fuera más gratificante.

Aún con todo, un gran tablet

Quizá nos hayamos puesto muy negativos a la hora de hablar de este terminal fabricado por Acer. No era nuestra intención real. Queremos que tengáis en cuenta que apostar por el nicho, como explicábamos al inicio del artículo, significa tomarse las cosas muy en serio. Tan en serio que hay que asegurarse de que el dispositivo al que se está dando forma sea insuperable, al menos durante una o dos semanas, por parte de la competencia. Y si no es insuperable, que por lo menos cuente con algún tipo de característica con la cual los aficionados al gaming siempre hayan soñado. Pero lo que no puede ocurrir es que el tablet llegue a las tiendas y lo haga solo como una versión un poco más avanzada y enfocada a los juegos en comparación a cualquier otro terminal que se suele poner a la venta de forma frecuente. Porque así no van a conseguir meterse en el bolsillo a los gamers.

Acer Predator 8 con juegos

Los componentes técnicos, al margen de la batería, nos parecen muy bien elegidos. El rendimiento también es muy bueno y estaríamos mintiendo si no dijéramos que hemos disfrutado de excelentes partidas con algunos de nuestros juegos favoritos disponibles en el sistema Android. Pero como decíamos antes, nos hemos quedado un poco a medias, porque queríamos que la experiencia fuera un poco más lejos. Si nos compramos un Predator es porque sabemos que vamos a tomar parte en un ecosistema de aficionados a los videojuegos que hacen algo más que estar un rato sentados en el sofá con su tablet entre las manos. Queremos vivir el gaming en su máximo esplendor y eso es algo que este terminal no satisface.

Si lo compráis no vais a salir escaldados por ello, sobre todo si os hacéis con él a un buen precio. También es verdad que Acer necesita ganar experiencia si tiene en mente seguir desarrollando esta faceta de tablets enfocados al gaming. Al Shield de Nvidia no le vendría mal que se le siguiera dando competencia para que no caiga en el monopolio del mercado y que por ello deje de innovar y mejorar. Para próximos tablets Predator lo que le solicitamos a Acer es que también revise el rendimiento de la batería. Sabemos que con ciertos dispositivos de hardware, por diseño, prestaciones y componentes, es un poco difícil aumentar los niveles de duración de la batería, pero deberían haberse esforzado un poco más en este sentido. De todo se aprende y especialmente de los errores, así que esperamos que el Acer Predator 8 solo sea un primer paso hacia el día en el que la marca deslumbre en cuanto a tablets dirigidos al gaming.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios