Comparativa: Galaxy S8 Plus contra nuevos flagships de primera categoría

Galaxy S8 Plus unbox

La disponibilidad del Samsung Galaxy S8 Plus lo ha convertido en uno de los smartphones más imponentes del mercado. Antes de su lanzamiento la empresa coreana prometió que sería un dispositivo que haría historia y ahora que ya lo hemos probado a fondo debemos decir que tanto este modelo Plus como la versión normal son una auténtica gozada. Pero aunque somos muy pro-Samsung, no queremos centrarnos en este fabricante y sí que queremos mirar hacia otras marcas que también están destacando en 2017. Al final, por otro lado, le dedicaremos unas líneas a lo que aún esperamos entre lo mucho que está por venir en los próximos meses.

Galaxy S8 Plus, el rey de la jungla

No somos los únicos que denominan al Galaxy S8 Plus con apodos como “rey de la jungla”. El trabajo realizado por la compañía ha sido tan bueno en todos los aspectos que es difícil encontrar pegas al móvil. Por lo primero que llama la atención es por su aspecto. A Samsung se le pedía, como cabeza de mercado, que hiciera algo diferente y que le cambiara el estilo a sus móviles para que parecieran muy distintos. Así que la compañía se lo tomó muy en serio y el resultado ha sido este terminal con el que nos sorprendemos por su diseño. Sorprende cuando vemos su aspecto en fotos o en vídeos, pero cuando lo tenemos en las manos la sensación es todavía de mayor asombro. No podemos evitar pensar que si se buscaba una actualización del clásico diseño móvil esta tiene que ser sin duda por narices. La ausencia de marcos, ese diseño de pantalla “infinita” y la curvatura, son de otra galaxia.

La pantalla tiene 6,2 pulgadas con las que se pone por delante de la mayor parte de propuestas de los demás fabricantes. Si queremos una pantalla grande… la propuesta es inmejorable, dado que en otros casos como mucho vamos a llegar a 5,7 pulgadas. Para beneficiarse de este tamaño Samsung mantiene su política de cambios y de adaptación al medio por medio de la elección de un formato de imagen 18:9. No son los 16:9 que tan clásicos han sido desde mucho tiempo atrás, pero era algo necesario para que podamos exprimir el potencial de imagen del móvil aunque en algunos casos la visualización de contenidos quede “rara”.

Samsung ha apostado muy fuerte con el cambio de formato y tiene que tener paciencia para que este vaya asentándose en el mercado. Pero la empresa coreana debe ser consecuente, puesto que lo que hoy día se ve como algo diferente, en el futuro podría ser parte de la norma del mercado móvil. Algo que no cambia en el móvil de Samsung es el tipo de pantalla, una Super AMOLED como ya hemos visto en otros casos. Pero la empresa ha sido un poco vaga y en lugar de mejorar la resolución nos la deja en una capacidad Full HD que a estas alturas se queda por detrás de lo que debería dar de sí el móvil en este componente.

Galaxy S8 Plus smartphone

Esa combinación entre terminal clásico y rompedor se van viendo en el Samsung Galaxy S8+ en otros de sus rasgos. Por ejemplo, sorprende ver que el radical cambio de pantalla está en el mismo móvil que una cámara que sigue los pasos de la vista en su antecesor. No tenemos cámara dual como es tendencia, y eso sorprende. Samsung no quería correr demasiado en la implementación de un componente en el que hasta hace poco no ha empezado a trabajar. Así que en cámara se queda un poco por detrás, al menos tecnológicamente, porque el rendimiento del sensor que tiene es perfecto. En un par de generaciones de móviles sabremos si fue una buena idea o no quedarse en un buen sensor único en vez de uno dual, porque ya hay debates acerca de si esta tendencia se quedará en moda.

La memoria de almacenamiento está justita con 64GB, al menos para quienes gustan de ir sobrados. En nuestro caso con 64GB somos más que felices, pero no habría estado de más una mayor flexibilidad. Por suerte tenemos el espacio para tarjetas microSD que lo solucionan todo. Damos las gracias porque Samsung ya no tenga ideas raras sobre no poner puerto de memoria externa, dado que eso sería un caos terrible. El cómputo general es de seguir manteniendo nuestra idea principal: el Galaxy S8 Plus lo rompe. Eso sí, su precio inicial es de algo más de 900 euros y eso acaba doliendo un poco al bolsillo.

Huawei P10 Plus, otro flagship a tener en cuenta

Lo muy profundo que ha calado el Galaxy S8 Plus implica que desde este momento aquellos móviles que no den el salto a los diseños de pantalla sin marcos van a parecer de la prehistoria. Suena un poco cruel, pero es una realidad a la cual los diseñadores de los principales fabricantes ya se deben estar haciendo a la idea les guste o no. Para el público el cambio ha sido muy grande y espectacular. Por eso el primer vistazo que le echamos al Huawei P10 Plus sabe un poco amargo, porque tiene un diseño más clásico en comparación al flagship de Samsung. Pero como aún estamos en transición no vamos a ser nosotros los que lo ignoren por este tipo de rasgo. Al fin y al cabo, Huawei tiene en sus manos un dispositivo destinado a complacer a los usuarios de forma notable.

Este diseño clásico también es algo positivo en algunos aspectos. Todas las rarezas y sensaciones contrastadas que nos produce la pantalla del Galaxy S8 Plus desaparecen con el Huawei P10 Plus. En este terminal tenemos una pantalla de 5,5 pulgadas con un formato de imagen clásico y unas prestaciones que encajan justamente en lo que esperamos. No se arriesga, pero tampoco decepciona, así que no hay mal que por bien no venga.

Si antes hablábamos de la escasez de memoria que ha introducido Samsung en su móvil, con el terminal de Huawei debemos decir lo contrario. Y ese es otro de los rasgos que nos gustan de este terminal que en vez de llevarse por la locura de los cambios ha preferido “seguir a lo suyo”. Así, la memoria tiene una capacidad interna de 128GB y para más interés se complementa técnicamente con elementos com una batería de 3750 mAh que es una de las mejores que hemos visto en esta gama.

Donde sí ha introducido Huawei una pieza clave de las nuevas tendencias, y sirve como excepción a la regla, es en la cámara, que utiliza un sensor dual combinando 20 y 12 megapíxeles. No podemos decir que no estemos conformes con el resultado, puesto que es capaz de que realicemos muy buenas fotografías. Al menos nos agrada ver que lo poco que ha innovado Huawei lo ha hecho con una base sólida y sin decepcionar, que ya es más de lo que se puede decir de otras marcas.

Huawei P10 Plus móvil

LG G6, manteniendo el gran nivel de la empresa

El tercero en discordia ahora mismo, hasta que veamos qué es lo que tienen preparadas otras marcas (siempre confiamos en empresas como Sony o HTC, aunque no siempre estén a la altura), es el LG G6. En este caso tenemos una pantalla de 5,7 pulgadas y un concepto de diseño que sí apuesta por la ausencia de marcos. Como digno buen rival del Galaxy S8 Plus este dispositivo sabe lo que debe proporcionarle al público de 2017 para que esté satisfecho. Por eso no tiene inconvenientes en romper con los estereotipos del pasado y cambiar las reglas mediante cambios que están en la línea de lo visto en la pantalla.

Con el cambio de estilo en la pantalla y la ausencia de bordes LG se tiene que comer el cambio de formato tal y como hemos mencionado en el caso del Galaxy. Es inevitable para ajustarse a esta nueva tendencia y como decíamos, ya irá implementándose como algo más normal si termina siendo bien recibido. Lo que no hace es poner las curvas, dado que en el caso de LG no creen que tengan que seguir ese mismo camino para triunfar. A la hora de la verdad hay que reconocer que no ha sido mala idea, porque el móvil es extremadamente cómodo y para algunos usuarios la modificación de pantalla ya parece demasiado como para también ponerle aspecto curvado.

LG G6 móvil

En la cámara LG también introduce sistema dual porque es la tendencia. En su caso el sensor es de 13 megapíxeles por duplicado y en la práctica se queda por detrás de las innovaciones punteras que tiene el de Huawei. Sí que puede decir que goza de un gran angular muy bien implementado, pero en algunos momentos da la sensación de que LG haya intentado renovar su móvil en tantos aspectos que en pocos de ellos alcance el máximo de posibilidades. Lo que nos gusta, volviendo a un componente interno, es que den al usuario la posibilidad de elegir cuánta memoria de almacenamiento quieren entre 32GB y 64GB. No son grandes capacidades y la versión de 32GB debería estar casi prohibida, pero al menos dejan flexibilidad.

Un ganador indiscutible

Dejamos abierta la toma de una decisión a cada usuario, pero el Samsung Galaxy S8 Plus tiene demasiado como para que no destaque sobre sus competidores aunque sea solo ligeramente en algunos aspectos. En otros elementos se queda por detrás, pero en general el móvil de esta empresa coreana consigue salir victorioso. El precio es algo de lo que hablábamos antes y que podría estar mucho más ajustado, dado que las propuestas de sus rivales están por debajo de los 800 euros y cuando hablamos de estas cifras 100 euros pueden ser muchos euros. Además, si lo pensamos bien, quizá no necesitemos algunos de los rasgos que aporta el Galaxy S8+. Otra cosa es que su diseño y aspecto nos hayan enamorado.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios