Las operadoras podrían dejar de vender el Galaxy Note 7 en Estados Unidos

AT&T logo

Se masca la tragedia. Si la propia Samsung no decide detener la venta definitiva del Galaxy Note 7 en Estados Unidos (y ya veremos qué pasa en otros países) es posible que las operadoras decidan dejar de venderlo por ellas mismas. Una fuente anónima cercana a AT&T ha mencionado que esta operadora podría anunciar la decisión públicamente en las próximas horas. La noticia ha saltado a última hora de la noche y aunque no suele ser habitual, es posible que durante el fin de semana lleguemos a conocer más detalles.

Esto significaría que AT&T abandonaría el Galaxy Note 7 en su totalidad, por lo que no vendería ni siquiera las “supuestas” unidades que ya deberían funcionar correctamente y no producir ningún tipo de peligro. Tengamos en cuenta que hace unos días se produjo un incidente en un avión en el cual se incendió uno de estos móviles, así que la cuestión está lejos de terminarse, al menos a corto plazo. La decisión de las operadoras, o al menos de AT&T, parece más una cuestión de ética y moral que una comercial. Porque ellos saben que venderían unidades del Galaxy Note, sobre todo con una buena campaña publicitaria a su alrededor, ¿pero a qué precio? ¿qué les estarían ofreciendo a sus clientes?

El posible plan que adoptará AT&T consistirá en dejar de vender el Note 7 y dejar de cambiarlo por unidades reparadas. La solución que proporcionará la operadora a los clientes que lo hayan adquirido y tengan que devolverlo es que se lleven otro dispositivo totalmente diferente. Para ellos habría acabado el drama del Note 7, no queriendo invertir más tiempo ni esfuerzo en una historia que se está alargando demasiado y que cada vez parece menos cercana a tener un desenlace.

Parece que el punto de inflexión ha sido el incidente en el avión que hemos mencionado, el cual se produjo en un vuelo de la aerolínea Southwest Airlines. Como podéis imaginar, los norteamericanos están muy sensibilizados con todo lo que tenga que ver con aviones y son conscientes que este tipo de cosas no pueden seguir ocurriendo solo porque Samsung no haya encontrado la forma adecuada de solucionar los problemas que persiguen al terminal. Como decíamos antes, lo más probable es que si AT&T toma esta decisión las demás grandes marcas de Norte América tomen una decisión similar. Al fin y al cabo, se puede decir que el Galaxy Note 7 está herido de muerte y que posiblemente nunca se recuperará de todo lo ocurrido (ya veremos si su sucesor llega en condiciones).

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios