LG V20, teorías sobre el nuevo smartphone

LG V10 y su cámara

La división de LG dedicada al sector de los smartphones está pasando por duros momentos en cuanto a buscar una nueva estructura que les permita mantenerse en pie. La compañía ha visto cómo en los últimos años ha pasado de ser una prometedora marca a acabar en segunda fila debido a lo fuerte que vienen otros fabricantes por detrás. Y que los últimos móviles de la marca no hayan sido precisamente espectaculares (todos sabemos qué pasó con el LG G5, que fue un poco chof) tampoco les ha ido nada bien. Ahora tienen entre manos el LG V20, digno sucesor del V10 que sí que nos dejó unas buenas sensaciones y que podría ayudar mucho a que la empresa mejore su volumen de ventas y la cuota de mercado. No es que esté anunciado, pero hay ciertos indicios sobre lo que podemos esperar del smartphone. ¿Os animáis a conocerlo en profundidad?

LG V20, conociendo su predecesor

En las oficinas de LG están buscando una solución a su situación actual. Como decimos, las ventas no acompañan y tienen que reinventarse así mismos si quieren triunfar. Con el LG V10 la empresa hizo muchas cosas bien, aunque no se puede decir que el móvil fuera muy apreciado por los usuarios. Hay que saber diferenciar entre un dispositivo que cumple con lo que se puede esperar del mismo en términos de coste y rendimiento y con uno que no solo hace eso, sino que además tiene unas buenas ventas. En el caso del V10 la realidad es que solo se cumplió el primer factor, puesto que no logró esa inyección de unidades vendidas que necesitaba LG. En cualquier caso, no es motivo como para no seguir trabajando con la fórmula teniendo en cuenta que sí fue un buen móvil.

¿Qué proporcionó su predecesor? Recordar un poco el móvil previo nos podrá ayudar a hacernos a la idea de lo que podemos esperar de su sucesor. Con el LG V10 la marca se puso a experimentar. Dicen las malas lenguas que si haces experimentos es mejor que sean con “gaseosa”. En su caso cambiaron la gaseosa por un buen montón de componentes que parecían no cuadrar unos con otros, pero que terminaron siendo una buena idea en conjunto. La carcasa tenía una dosis de plástico y una dosis de metal, como si lo que quisieran los diseñadores de LG fuera crear un absurdo monstruo híbrido que no había por dónde entenderlo. Pero al final la cosa no estaba tan mal como sonaba. Todo hay que reconocerlo, porque LG cumplió en ese aspecto de innovación que se le pide a todas las empresas que intentan complacer a los usuarios.

El V10 tenía una muy buena cámara, dos sensores frontales que aseguraban que si nos gustaban los selfies nos los pudiéramos hacer de todas las maneras posibles y también se incluyeron funciones añadidas para hacer fotos y vídeos en todo tipo de situaciones. Lo que resultó más raro es que tuviera una pantalla secundaria, pero era útil en algunos aspectos, como para acceder a las notificaciones (en serio, servía mucho) y para saltar entre distintas aplicaciones (tampoco era algo que fuera mal). El rendimiento del móvil también era bueno, con un procesador muy optimizado y la pantalla permitía visualizar contenidos con gran calidad. Por lo tanto, teníamos un smartphone de LG muy sólido y recomendable, que desgraciadamente acabó pasando desapercibido por lo que hemos mencionado.

LG V10 smartphone

Llega en el mes de septiembre

Nos queda “nada” para tener el móvil en las manos, al menos si estamos interesados en él. LG lo tiene previsto para su lanzamiento en el mes de septiembre y aunque no sabemos en qué momento, imaginamos que será en los primeros días del mes. Lo más probable es que LG quiera aprovechar un periodo previo a la presentación de otros smartphones que pueden ser competencia suya, para no perder margen de oportunidad a protagonizar titulares en la prensa. El target del modelo previo estuvo dirigido a usuarios de alto nivel, desarrolladores y especialistas. Por lo que se comenta, la intención con el nuevo modelo residirá en conseguir que el público leal a la gama Galaxy Note tome la decisión de saltar a utilizar este dispositivo de LG. Pero sabemos que robarle usuarios a Samsung nunca es fácil, así que veremos en qué termina la cosa.

¿Qué ofrecerá el terminal?

Hay muchas teorías acerca de lo que ofrecerá el nuevo terminal de LG o de lo que debería ofrecer si la empresa quiere causar un impacto positivo entre los usuarios. La cuestión es que si tomamos de base algunas de las demostraciones de poder que ha hecho LG recientemente, sí es posible que nos hagamos a la idea de algunos de los rasgos que tendrá el smartphone. Comenzando por la pantalla, que llegará firmada por LG Display, la marca propia de la empresa que se especializa en el desarrollo de estos componentes. Sabemos que LG es un gran fabricante de pantallas y lo suelen demostrar no solo con sus propios móviles, sino también con los de la “competencia” (que en este caso vienen a ser clientes, para liar la cosa más). El tamaño debería ser de unas 5,7 pulgadas, más que suficiente para que tengamos acceso a todo lo que necesitamos, pero sin tratarse de un móvil monstruoso que no podamos tener entre las manos sin hacer músculo.

La combinación de cámara tendrá que seguir los pasos de lo visto en el modelo LG G5 y en el LG V10, incorporándose el sensor trasero de turno acompañado del doblete frontal. Nos quedará saber cuál será la potencia en cuanto a megapíxeles, dado que lo lógico es que se produzca un incremento en este sentido. Con anterioridad sí se han registrado algunos casos en los que LG no ha alterado la cantidad de megapíxeles, pero esta vez es más que probable que sí veamos algún cambio. El doble sensor frontal no es algo frecuente entre los fabricantes de móviles, pero los resultados son muy positivos y nos sorprenden de forma más que notable. Cuando queramos hacer selfies con ángulo ancho no habrá nadie que nos detenga hasta que obtengamos las mejores fotos.

Y no nos dejemos en el tintero el procesador. La experiencia nos dice que tendríamos que disponer de un modelo reciente de Snapdragon, no sabemos si por ejemplo la versión 821. La memoria RAM debería estar en combinación con el procesador y con la propuesta que hacen las demás marcas en sus nuevos modelos. Por lo tanto, hablaríamos de un mínimo de 4GB, pero de un máximo de 6GB en el caso más optimista. De esta elección posiblemente dependerá en gran medida el resultado que ofrezca el móvil, así que seguro que en LG están haciendo muchas comprobaciones a fin de llegar a una conclusión. Claro está, el sistema operativo será Android y tendremos sistema de carga rápida, aunque no se ha mencionado qué modelo exacto.

El momento de la verdad

Hay algunas cosas que en LG ya comienzan a cantar… y “no cantan” precisamente bien. Por ejemplo, el diseño de las carcasas. El experimento de su predecesor fue… interesante, pero hay que cambiar de canción. Pasar a un formato un poco más elegante es una posibilidad, optando por un diseño unibody más en la línea de las tendencias actuales. El plástico es otra opción, mientras que ocurre lo mismo con el diseño de cristal para la parte trasera. Cada opción tiene sus puntos buenos y malos, así como otros modelos en los que mirarse. Si hablamos del diseño de plástico, los resultados, fijándonos en el Moto X, no son malos. El problema de todo esto y de seguir recurriendo a soluciones temporales que solo retrasan lo inevitable, es que una empresa como LG tiene que comenzar a cambiar por sí sola. Y por otro lado, si quiere vender los móviles a unos precios cercanos a la gama alta, como no ponga una estructura de carcasa suficientemente sólida, lo más probable es que no haya un buen recibimiento por parte de los especialistas.

Siguiendo con el diseño, hay que entender que el fabricante pueda intentar alejarse de algunos de los rasgos que han mantenido desde tiempo atrás en cuanto a estructura. Por ejemplo, los botones traseros siempre han sido “muy de LG”, pero llega el momento de emanciparse y de abandonar el nido. Es posible que LG tenga que hacerlo, que traslade estos botones al lateral y que comience a hacer más uso de la pantalla táctil. Poniendo el lector de huellas dactilares en la pantalla se van a ahorrar mucho trabajo y esfuerzos.

LG V10 foto selfie

Esperando la doble pantalla

Por mucho que fuera rara, la doble pantalla del móvil de LG cumplió con lo que se esperaba de ella y animó mucho a quienes usaron el dispositivo. Se nos ocurre que si la empresa repite incorporando esta tecnología se puede dar el lujo de optimizarla para el uso de algunas de las novedades que incluirá Android 7.0 en su estreno. Esto sería lo más lógico, dado que Nougat va a incorporar un gran número de ventajas y algunas de ellas podrían encajar bien en el aprovechamiento de la segunda pantalla. Por ejemplo, recordemos que en la próxima versión del sistema de Google nos encontraremos con sistema multiventana, lo que podría simplificar mucho la experiencia de uso.

Del LG V20 esperamos la gran dosis de innovación y nuevas ideas que siempre ofrece LG, al menos en los últimos años, y esperamos con ganas ver qué tiene preparado la empresa para que una vez más sus móviles puedan llegar a un público que está interesado en móviles de calidad. Ellos buscan restar usuarios a Samsung y sus Note, por lo que hay que tener en mente que sus aspiraciones y ambiciones son fuertes, lo que posiblemente signifique que van muy en serio con lo que están preparando.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios