Usuarios rebeldes del Galaxy Note 7, ¿por qué no quieren devolver el móvil?

Galaxy Note 7 teléfono

La historia del Galaxy Note 7 la conocéis bien. Sabéis lo que pasó hace unos meses cuando comenzaron a explotar varias unidades y el mundo entero entró en caos. El fabricante tuvo que estudiar mucho la situación y ver qué podía hacer para paliar las consecuencias. Su mundo se terminaría si no gestionaban bien lo ocurrido. Al final se puede decir que Samsung agarró al toro por los cuernos y limitó bien el margen del problema, retirando los móviles de las tiendas y solicitando su devolución a los usuarios. Y esto ha evitado que termine siendo una situación más catastrófica. Pero… ¿sabéis que aún quedan muchos usuarios que se niegan a devolver el móvil? Y un gran grupo está en España.

Galaxy Note 7, usuarios apasionados

No sabemos si llamarles rebeldes, apasionados o fieles, pero la cuestión es que hemos leído multitud de declaraciones y comentarios de personas que se niegan categóricamente a devolver la unidad del móvil. Son personas que están convencidas de que se ha creado un gran problema tomando como referencia solo un grano de arena. Dicen que no les importa perder la garantía y que están dispuestos a que todo siga igual. Coincidamos con ellos o no, hay que reconocer que están muy comprometidos con lo que está ocurriendo y que se les puede aplaudir por las narices que tienen al mantenerse en sus trece.

La situación actual

Un 85% de los usuarios ya ha devuelto el móvil, pero eso implica que un 15% de las personas que compraron el terminal en el pasado todavía tiene el dispositivo en sus manos. Para Samsung eso es un terrible dolor de cabeza, un problema que impide que algunos de sus ejecutivos puedan conciliar el sueño. ¿Y si alguno de esos terminales del 15% acaba explotando? ¿qué ocurrirá con la empresa y con el usuario en cuestión? No quieren ser responsables de quemaduras, daños o cualquier otro tipo de incidente. Por ellos todos los Galaxy Note 7 habrían desaparecido en un instante o se habrían volatilizado. Pero no tienen autoridad para ir casa por casa buscando móviles. Lo único que pueden hacer es seguir empujando a los usuarios que se niegan al cambio para que lo devuelvan de una vez.

El USA Today ha dicho que ese 15% de usuarios representa a 2,5 millones de personas que se encuentran repartidas a lo largo y ancho del mundo. Son demasiados millones de individuos, lo que ofrece un margen de riesgo elevado sobre el cual se podrían producir incidentes. De ahí que Samsung esté tan obsesionada por conseguir que todos los móviles se devuelvan.

La solución actual está en el software. Difícilmente los usuarios del Note 7 podrán resistirse a las pocas actualizaciones que Samsung lance para sus terminales. En teoría deberían ser actualizaciones que mejoren el rendimiento, pero lo que está haciendo el fabricante coreano es impedir que los usuarios saquen partido del terminal. Hace poco tomó la decisión de reducir la capacidad de la batería. Pensaron que si no pueden convencer a los usuarios por las buenas, lo harán por las malas. Pero los poseedores del Note 7 han visto que la reducción de batería no es tan radical como se había mencionado, dado que con unos ajustes puede llegar a ser del 80%. Por eso se encuentran envalentonados con la situación y por ver que de momento no se les estropea la vida tanto como Samsung podría imaginar. Eso sí, deberían prepararse porque vienen curvas. Otra actualización reduce el rendimiento de la batería al 30%. Quizá no sea un 30% real, sino más bien un 50%. Es posible que esto impida que los usuarios se sientan presionados, porque con un 50% es más que probable que puedan seguir usando el móvil “sin problemas”.

Galaxy Note 7 back

Rebeldes con causa

Si su móvil funciona perfectamente, si las posibilidades de que la unidad que tienen explote es menor a que te toque la lotería de Navidad… ¿por qué deberían devolver su móvil? Otra cuestión es que tenga más o menos lógica. Como decíamos antes, podemos entender o no entender los motivos por los que estos usuarios actúan como lo hacen. Es muy interesante leer sus opiniones y sus puntos de vista porque todo acaba teniendo un perfil de “eres libre, haz lo que quieras” que entendemos bien. Quizá el debate moral se encuentra en si al usar ese móvil estás poniendo en riesgo a otras personas, eso sí que resulta un tema interesante sobre el que deberíamos hablar durante horas. ¿Dónde está el límite de la libertad de estos rebeldes con causa?

En realidad hay que recordar que Samsung no ha prohibido el uso del móvil. Si ves en la calle, en el metro o en el autobús, a un usuario hablando con él, eres libre de bajarte y de alejarte. Pero no le puedes increpar a esa persona que deje de usar su smartphone, porque en realidad no estás en tu derecho de hacerlo. Por otro lado, ¿de verdad hay alguien que sea capaz de reconocer un Galaxy Note 7 de buenas a primeras con un simple vistazo? Hombre, es fácil reconocerlo si está echando humo, pero no de normal (un poquito de humor negro para reducir la carga de seriedad del artículo). En cualquier caso, otra cosa son las aerolíneas que sí están imponiendo medidas para evitar que suban a sus aviones pasajeros con el terminal. En el exterior, en otros entornos, en el mundo real, no hay nada que tenga que impedir que estos rebeldes sigan hablando con sus móviles.

Un grupo de ideas firmes

Hay distintos espacios en la red donde se están reuniendo estos usuarios con el objetivo de hacer piña y de demostrar al mundo que ellos son firmes en sus decisiones. Hemos conocido sobre el tema a través de un artículo de investigación de Xataka y en él apuntaban al foro HTCMania como lugar de concentración de algunos de estos usuarios. Allí se pueden leer opiniones muy sólidas de personas que están tan satisfechas con el Galaxy Note 7 que nunca se plantearán cambiarlo por otro móvil hasta cuando llegue el momento lógico de hacerlo (comprensiblemente el relevo entre dispositivos llega antes o después). Son personas que, como decíamos antes, usan su terminal sin dificultades, que no tienen problemas con él y que además lo consideran lo mejor que se ha lanzado en el mercado móvil desde hace muchos, muchos años. Están contentos y saben que las probabilidades de que explote son mínimas. Por eso están haciendo oídos sordos a las peticiones de devolución de Samsung por mucho que estas se repliquen de forma progresiva en el mundo entero.

Galaxy Note 7 lápiz

Algunos usuarios comentan que hay distintas opciones si la situación empeora. Hablan de llegar a modificar el dispositivo con la intención de seguir utilizándolo incluso si se produce un bloqueo desde el fabricante o a través de la operadora. Saben que en sus manos tienen el conocimiento necesario para que el Galaxy Note 7 siga en sus vidas de la misma manera que ahora. Otros esperan hasta que la situación se ponga más tensa y en el momento en el que no vean ninguna salida sencilla se plantearán devolverlo y comenzar en el uso de otro terminal. Pero hoy por hoy tal y como están las cosas se encuentran muy satisfechos y no quieren cambiarlo. La mayoría reconoce que no se trata de un problema el quedarse sin soporte técnico en el terminal y que tampoco sufren porque no se vuelvan a emitir actualizaciones de Android.

Una realidad que va para largo

Renunciar al soporte técnico, a las actualizaciones y también a la garantía no es un inconveniente para estos rebeldes que están tan implicados con el móvil que se niegan a soltarlo. Quieren seguir tal y como lo están haciendo ahora. Algunos hablan de que son conscientes de que existe un mínimo nivel de riesgo. Por eso no le dejan el móvil a sus hijos y todos los procesos de carga de la batería los realizan en el trabajo y no en casa. No se puede decir que no sean usuarios cuidadosos y comprometidos. Otros también comentan que no vieron mal cuando se limitó el uso de la batería al 60%, porque eso puede significar que se eviten todos los problemas de explosiones y humo que se han relacionado con el terminal.

Galaxy Note 7 terminal

Entendemos que Samsung no se puede poner de su lado, porque sería demasiado arriesgado, volátil y caótico. La empresa coreana seguirá presionando hasta que al final logre que todos los Samsung Galaxy Note 7 hayan sido devueltos a fábrica para su reciclado. Pero suponemos que más de una persona en las oficinas de Samsung está en cierto modo satisfecha y contenta por ver que hay más de 2 millones de usuarios que han decidido quedarse con el móvil en sus manos debido a que es irresistible y de una gran potencia. Eso demuestra que el móvil, más allá de los problemas que todos conocemos, es bueno y que ha marcado un antes y un después en cuanto a rendimiento.

¿Qué pasará de aquí en adelante? Es una buena pregunta. La actualización que reduce la batería a un 30% suena demasiado dura. La compañía va a dejar el móvil bastante limitado en ese sentido y los usuarios tendrán que organizarse mucho para poder usarlo tal y como lo están haciendo ahora. Cargas más frecuentes o dispositivos de batería externa pueden ser algunas de las soluciones. Pero eso no impide que llegue un momento en el cual Samsung diga basta y actualice el terminal de forma que no sea útil y que se eliminen funciones básicas del mismo. La historia de estos rebeldes podría tener los días contados, pero de momento siguen resistiendo contra viento y marea sin inmutarse.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios