Pokémon Go, permabans y otras novedades

Anuncio de Pokémon Go

¿Qué tal vais con vuestra partida de Pokémon Go? ¿o sois de los que jugasteis uno o dos días y luego lo habéis dejado? La chispa del juego todavía está muy viva en el mundo entero y quienes pensaban que sería una moda de una o dos semanas ya pueden ver que estaban muy equivocados. En realidad lo que ocurre es todo lo contrario: cada vez hay más personas jugando. Y si vivís en una gran ciudad, como Madrid, seguro que sois conscientes de ello. No hay día en el cual no nos acabemos cruzando con otros entrenadores pokémon. Aunque el meollo de la cuestión sigue estando en el Parque del Retiro, donde los inciensos en las poképaradas son constantes, lo que deriva en que por muchas pokéballs que tengamos acabemos quedándonos sin ellas cuando llega el final de la noche (ya sabéis, cuando empiezan a apagar las luces).

Pokémon y los permabans

Niantic, la desarrolladora del juego, ya mencionó tiempo atrás que los permabans son muy posibles en Pokémon Go. No quieren que su juego se vea lastrado por el uso de aplicaciones y métodos que no deberían utilizarse. En realidad, su plan es castigar a todos los jugadores que se lo merezcan. Comenzaron con softbans, expulsiones del juego solo durante un tiempo limitado. Pero ahora ya han comenzado con las expulsiones permanentes para las personas que hayan hecho tanto que no merezcan otro tipo de castigo. El problema (o no) es que ahora los propios usuarios pueden enviar peticiones de baneo sobre los usuarios con los que se hayan encontrado que crean que están haciendo trampas. Esto puede convertirse en un auténtico caos, sobre todo conociéndonos como nos conocemos, pero suponemos que la compañía tendrá en mente un buen sistema de filtrado para no castigar a ningún inocente.

¿Cuáles son los motivos que nos pueden llevar a ganarnos un permaban? Principalmente nos podemos meter en problemas por los siguientes comportamientos:

  • Molestar a otros jugadores de Pokémon Go
  • Utilizar emuladores que cambian la localización
  • Manipular la aplicación de Niantic
  • Romper los términos de servicio del juego

Conociendo los “delitos”

El comportamiento antideportivo (o molestar, para resumir) con otros jugadores no sabemos cómo lo contabilizará Niantic, así que suponemos que se trata más de una advertencia que de un factor para estimar un castigo. Los demás aspectos sí que son más controlables, porque quedan registrados. El primer error que Niantic nos va a descubrir si lo hacemos es instalar emuladores que harán que estamos en otras zonas del mundo o de nuestra propia ciudad y país. Si nos creemos los más listos del mundo por usar uno de estos emuladores para conseguir capturar a los pokémon exclusivos que hay fuera de nuestro continente… buena suerte con seguir jugando. Eso lógicamente no está permitido, dado que Niantic lo que quiere es que cuando nos vayamos de vacaciones tengamos una buena razón para cargar el juego también en el extranjero.

Hay usuarios que dicen “es que yo nunca iré a Estados Unidos” y la realidad es dura, pero hay que asumir que en ese caso no tendremos ese pokémon y punto. El día que lleguen los intercambios imaginamos que habrá personas que se vayan de viaje a estos lugares para capturar los pokémon y luego los cambiarán con otros jugadores al volver a su país. Suponemos que en ese proceso no habrá ningún tipo de penalización, aunque Niantic debería pensar en algo para conseguir evitar que se produzcan excesos en cuanto a compra-venta, algo que sin un debido control terminará ocurriendo para bien o para mal.

Manipular la aplicación original es otro de los problemas frecuentes a los que se arriesgan muchos usuarios. Se encuentran aplicaciones en sus tiendas de apps y piensan que las pueden usar sin más. Hay sistemas que permiten desbloquear a los pokémon que no tenemos, otros que lo que hacen es darnos objetos infinitos y uno de los trucos más habituales consiste en potenciar la fuerza de los pokémon de manera estratosférica. Todo eso está multado y es castigable con la pena máxima, que viene a ser el bloqueo permanente para que nunca más podamos jugar (aunque podemos solicitar una revisión de la decisión tomada). Algunos usuarios creen que esta forma de truquear la app no es ilegal, porque ven tan normal hacer trampas que no les parece algo extraño. Si no queréis tener problemas lo idóneo es que juguéis simplemente como se tiene que jugar y que os dejéis de hacer inventos que posiblemente solo os darán consecuencias negativas.

Por otro lado, ¿qué divertido tiene acelerar el proceso por el cual progresamos en el juego? Al llegar al máximo de pokédex y de nivel es posible que ya no tengamos interés en volver a jugar, así que todo habrá sido un proceso en vano que no nos producirá ningún tipo de satisfacción. Nuestra recomendación, como decíamos antes, es que no hagáis nada que no esté permitido, porque este es un juego del cual disfrutar durante meses y meses hasta que lo terminemos. Cualquier truco está desaconsejado.

¿Llegan los intercambios?

Si hablamos de novedades, una de las que más ansia está despertando entre los usuarios es la de los intercambios. Antes ya hacíamos mención de ello, porque no hay duda de que se puede convertir en algo que mejore mucho el juego o que lo destroce, una de dos. Nos gusta ver las cosas desde un punto de vista positivo, pero lo cierto es que en este sentido no sabemos qué pensar al respecto. El intercambio de pokémon vendría a responder a una necesidad entre el público, dado que los jugadores tendríamos la posibilidad de obtener algunas criaturas que no hemos conseguido capturar por nuestra propia cuenta. Quizá nos ahorráramos bastantes caminatas y desplazamientos dentro de la ciudad.

Completar Pokémon Go

Pero también es posible que la adicción de los cambios nos lleve al final a perder el interés en el juego. Habría quien solo se dedicaría a capturar a los pokémon de su zona y luego cambiarlos por los que hayan obtenido otros jugadores en la suya. Es cierto que aumentaría la comunicación entre jugadores, ¿pero es necesario crear un juego todavía más sociable en este sentido? Quizá si Niantic definiera algún sistema que limitara los cambios sí que lo veríamos como algo positivo a introducir en el juego. Las posibilidades son numerosas, aunque se nos ocurren varios factores:

  • Limitar los cambios diarios
  • Poder obtener en cambio pokémon que ya hayamos visto, pero no capturado
  • Reducir los cambios entre dos mismos jugadores
  • Realizar cambios equilibrados de rareza

Otra idea podría ser crear un sistema de intercambio que no funcione en tiempo real. Es decir, que nosotros podamos dejar los pokémon que ya no nos interesen en una poképarada y que estos puedan ser “adquiridos” por otros jugadores a cambio de los pokémon que nosotros hayamos elegido. Es decir, si dejamos un Charmander para cambio en una poképarada definiremos que a cambio de él solo querremos un Vaporeon. Eso impedirá que nadie se lleve al Charmander salvo que deje un Vaporeon a cambio. La próxima vez que nosotros vayamos por la poképarada, y tras recibir el aviso de cambio correspondiente, el Vaporeon se unirá a nuestro equipo y así habremos cerrado el cambio de manera satisfactoria para las dos partes.

Las huellas malditas

Uno de los últimos cambios que se han introducido es una modificación en el sistema de huellas, que no funcionaba desde el principio del lanzamiento del juego. Ahora lo que aparece son los pokémon en unos matorrales que no se diferencian nada entre unos pokémon y otros. Hay que decir que, de momento, esto no afecta al descubrimiento de los pokémon. No nos volvamos locos analizando los matorrales, porque no influyen nada de nada. Hay interés en el equipo de desarrollo de conseguir un sistema que de verdad nos ayude a descubrir hacia qué dirección nos tenemos que desplazar si estamos buscando a un pokémon determinado que hayamos visto en este sistema de rastreo. Pero por ahora no hay nada que nos pueda ayudar.

Lo único que sí podemos decir que funciona es la posición del pokémon en el radar. Es decir, si el pokémon está en la primera posición sabremos que será el que más cerca estará de nosotros en ese momento. ¿Pero hacia qué dirección habría que caminar para encontrarlo? Ese es de momento el asunto pendiente. Si nos esforzamos es posible localizar a esos pokémon que aparecen en el radar, pero ahora mismo se trata de una misión casi imposible. Aún así, no es una mala idea usar el radar para estar un poco al tanto de los distintos pokémon que van apareciendo por el entorno para tenerlos controlados.

Capturar Pokémon

El juego aún está verde

Este tipo de aspectos nos hacen ver que el éxito del juego de Niantic está llegando y consolidándose incluso con el juego estando en una fase de desarrollo no definitiva. Todavía hay muchas funciones que no se han incorporado, bugs que deberían solucionarse pronto y otros aspectos que denotan que a la propuesta le queda trabajo por delante hasta que el equipo responsable pueda decir que han terminado de trabajar en él. Eso sí, sabiendo que los desarrolladores están invirtiendo horas, horas y horas de su tiempo en mejorar el juego, lo más probable es que no tardemos demasiado en encontrarnos con más y más actualizaciones que lo vayan potenciando.

Para todos los amantes de este título que viven a diario visitando poképaradas, que no paran de combatir en gimnasios para intentar conseguir monedas de oro y que aún están intentando completar la pokédex, podemos decir que pueden sentirse tranquilos, porque el fenómeno de Pokémon Go sigue adelante. Además, cada semana se unen más países donde también están experimentando lo que representa el juego, algo que seguirá ayudando a que su leyenda crezca y crezca cada vez más.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios