Tinder Social, llegan las citas en grupo

Presentación de Tinder Social

¿Habéis desarrollado músculo en el dedo índice de tanto deslizar a izquierda y derecha con Tinder (y ahora la última novedad: Tinder Social? Seguro que sí. Esta app para ligar (aunque sus creadores digan que no solo sirve para eso) se ha instaurado en nuestras vidas tanto como WhatsApp para el uso de mensajería. Si hacéis memoria y os fijáis un poco en las imágenes que se habrán quedado grabadas en la memoria de vuestro último fin de semana seguro que recordáis que entre vuestros amigos, mientras estabais hablando y tomando unas copas, había alguien que estaba mirando al móvil mientras deslizaba el dedo con cara de interesante. Claramente estaba analizando a las posibles chicas o chicos que le podían atraer para comenzar una conversación y ver si luego surgía “algo”.

Tincer Social, la última novedad

Como decimos, Tinder está en todas partes. Que no os extrañe si os encontráis un día a vuestro jefe como posible candidato a iniciar una conversación. Y tampoco tengáis un susto cuando véais al vecino de al lado, ese que parecía que no se interesaba nada de nada por entablar relación con otras personas porque siempre va a su aire. En Tinder está todo el mundo que se encuentra en la soltería e incluso sabemos de buena letra que hay usuarios que no están precisamente en este estado, pero que usan la app para mantenerse activos en el mercado del ligue. La herramienta se ha convertido en una de las más utilizadas en Android y podríamos decir que en la líder en cuanto a servicios de contactos y amistades, superando por encima a sus rivales debido a la facilidad para aceptar o descartar candidaturas mediante el manido deslizamiento de dedo. Ahora Tinder estrena una actualización que incorpora una novedad que muchas personas habían pedido: la posibilidad de hacer citas en grupo.

Más allá de los simples ligues

Hay que reconocer que aunque este servicio de ligues es bastante innovador a su modo y que siempre está al pie del cañón para ser el que incorpora jugosas novedades en el mercado, esta vez ha quedado por detrás de opciones de la competencia que han introducido los encuentros en grupo antes. No por ello los responsables de la app iban a dejar de lado la función a la vista de cuánto la solicita el público en general. Así es como ha nacido Tinder Social, una actualización a modo de función extra que quiere que hagamos algo más que ligar con una persona para irnos a tener una relación rápida (o lenta, eso es cosa vuestra). Lo que hace es organizarnos la noche, reunirnos con un grupo de personas para que podamos disfrutar de un buen rato sin ningún tipo de miedo o preocupación por no saber si encontraremos alguien con quien salir.

Sean Rad, cofundador y CEO de Tinder, menciona en declaraciones relacionadas con el lanzamiento de la nueva función que ellos quieren facilitarle la vida a las personas. Son conscientes de que hay mucha gente que no sale de fiesta si sus amigos no les acompañan, porque salir solo no deja de ser un poco triste. Para todos ellos quieren que esta nueva característica se acabe convirtiendo en algo básico en su día a día. Después del encuentro multitudunario entre grupos, el cual está limitado a seis personas, la noche queda a nuestra libertad y ya podemos decidir si una de esas personas nos cae bien, si queremos entablar una relación con ella o si nos vamos a los baños de la discoteca a… hacer calceta, por ejemplo.

Buscando algo más significativo

Esta nueva función se encuentra en el perfil que está adoptando Tinder desde hace algunos meses. Tras confirmarse de forma globalizada que la app se había convertido en un foco de gente que simplemente buscaba echar un buen p… de manera rápida, sin complicaciones ni nada por el estilo, en la directiva de la compañía están un poco dolidos. Porque ellos no quieren proporcionar un servicio que simplemente ayude a los usuarios a desfogarse de la pasión que tienen dentro y que deben apagar de alguna manera. Su misión original era conseguir que naciera el amor, que se produjeran encuentros profundos entre personas que pudieran descubrir el amor y reafirmarlo por medio de una relación en vivo que se hubiera originado en el móvil.

Tinder nació como la respuesta a un tipo de usuario cada vez más ocupado, que por su trabajo y por sus muchas aficiones ya no tiene tiempo de ir a una discoteca para ver si conoce a alguien. Es un tipo de persona que prefiere ir a hacer algo divertido que estar incluso conectado a Facebook para entablar conversaciones por chat con personas a las que no conoce por si con alguna se produce la chispa. Este tipo de usuario necesita rapidez e inmediatez y es por ello que esta aplicación de contactos nació con una mecánica de uso en la cual simplemente tenemos que deslizar a un lado u otro dependiendo de si esa foto que hemos visto corresponde a una persona que nos haya hecho tilín o con la cual creamos que puede haber algo más sustancial.

Eso es por lo que se creó Tinder, pero los usuarios, como decíamos, la han acabado convirtiendo en algo más burdo y zafio, una herramienta para encuentros casuales que posiblemente le esté haciendo la competencia de manera indirecta a servicios de contactos para adultos (como Adult Friend Finder y páginas del mismo estilo). Para solucionar esta imagen, este alejamiento del objetivo original de la app, Tinder va a seguir incorporando novedades y esta función social es una de ellas.

App Tinder Social

¿Pero no es una función demasiado complicada?

Cuando Tinder explica el funcionamiento de la característica lo primero que pensamos es que nos parece una novedad estupenda, pero que tenemos ciertas dificultades para hacernos a la idea de cómo funciona exactamente. ¿No es un poco loco esperar que seis personas coincidan con un deslizamiento positivo para que puedan quedar y encontrarse? Por suerte, el sistema está un poco más controlado de lo que se podría imaginar. Lo que hacemos al empezar a buscar amiguetes es crear un grupo. Este grupo puede tener una funcionalidad específica. Por ejemplo, creamos un grupo porque nos apetece irnos a una discoteca de los 80, con toda su parafernalia.

Contamos con que ese grupo estará formado por un total de seis personas (al final). A continuación lo que hacemos es añadir a un amigo al que ya hayamos convencido y que sepamos que está disponible. El máximo de amigos que podemos incorporar “a dedo” es de tres. Una vez hagamos esto comenzará el proceso de los deslizamientos, pero hay que entender que lo que hacemos es dejar el control del deslizado a una de las tres personas del grupo que hayamos montado. O lo que es lo mismo, nosotros seríamos quienes deslizaríamos. Y lo que aceptamos es a otro grupo que estará formado por otro máximo de tres personas. Es decir, no iremos añadiendo persona tras persona de manera individual, sino que todo estará concentrado en la idea de que dos grupos se puedan encontrar.

Cuando encontremos un grupo que nos guste le haremos el deslizamiento positivo y esperaremos para ver si el otro grupo también desliza de la misma forma con nosotros. Si logramos una “pareja” el sistema nos permitirá comenzar a chatear y estaremos a poco tiempo de organizar la noche que queríamos, ya sea en el bar de los 80 como pusimos de ejemplo o haciendo cualquier otra cosa. Eso sí, tenemos que recordar que la función es un poco Cenicienta, y al mediodía del día siguiente la unión de grupo desaparecerá y el chat también. Así que si nos hemos encontrado con un grupo que nos ha gustado más vale que apuntemos sus teléfonos cuanto antes para que luego, en medio de la fiesta, no nos olvidemos de hacerlo.

¿Y si hay algún tipo de contratiempo o alguien se lleva mal? Tinder no es obtusa y nos permite soluciones. Quien ha creado el grupo puede cerrarlo y mandarlo todo al garete, o cada miembro puede decidir abandonar el encuentro dependiendo de los sentimientos que le hayan producido las otras personas con las que se encontrará.

Y así evolucionó la búsqueda de contactos

Lo que tiene en mente Tinder es que esta nueva función sirva para que su app de amistad sea más valorada por las personas que no buscan simplemente encontrar una persona con quien tener relaciones. A primera vista todo apunta a que lógicamente va a ocurrir esto. Hablamos de grupos de seis personas, así que es bastante probable que los miembros de estos grupos tengan en la cabeza cosas un poco más profundas que desnudarse a las primeras de cambio. Aún así, lo más probable es que no tardemos en ser testigos de historias de grupos que han quedado con el objetivo de experimentar otro tipo de encuentros tórridos, esta vez acompañados de amigos y desconocidos con los que aportar un toque más fresco a las relaciones. ¿Pero qué esperaba Tinder? Estaba claro que esto ocurriría antes o después y creemos que será incluso antes de lo que podamos imaginar.

La muy mala noticia que os damos es que Tinder Social todavía no está disponible en España. ¡Pero tranquilos, no debería tardar en llegar! Por ahora la empresa ha realizado una serie de pruebas a modo de beta en Australia y cuando ha visto que el servicio funciona de forma adecuada ha actualizado su aplicación en Reino Unido, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Canadá e India. Como decimos, no deberíamos tardar demasiado en ver la función de grupos en otros países, sobre todo en Europa, así que si tenéis problemas para encontrar con quién salir, seguro que os alegráis mucho de la llegada de esta nueva característica.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios