Cuando un portamonedas es necesario para tu negocio


También llamadas “cajas registradoras”, son consideradas una herramienta indispensable que aporta agilidad y seguridad en las transacciones acaecidas en un negocio.

Por ejemplo, uno de los elementos más importantes en un comercio es el cajón portamonedas. En él se resguarda el dinero que se obtiene luego de haber realizado la venta de un producto o servicio.

¿Por qué un Cajón Portamonedas es tan útil?

Cuando una empresa es exitosa, necesita de los mecanismos de seguridad que aporta el dispositivo para colocar todo el dinero recibido y guardar una parte que será destinada a la entrega de cambio.

La solidez de un negocio puede medirse en la calidad del cajón que utilice. Se recomienda que su peso sea adecuado, el dispositivo de seguridad funcione correctamente y sea elaborado en material resistente.

Un negocio debe escoger un modelo acertado a su área y de esta manera la herramienta de cobro será confiable. Un aparato de este tipo debe permitir que la caja registradora funcione con toda normalidad.

Asimismo, se considera un instrumento necesario para que el trabajo en un comercio sea totalmente cómodo. La idea es que permita una adecuada disposición de los billetes y monedas en sus compartimientos.

Es considerado parte del sistema del terminal de punto de venta. Su funcionamiento gestiona acciones desde el punto de vista de venta al público.

Si el cajón dispone de un software específico, el usuario podrá controlar totalmente la caja, efectuar la impresión de tickets y de los trámites necesarios en un local comercial.

Permite que las transacciones del negocio sean transparentes. El mecanismo de seguridad que posee evita que se lleve a cabo una apertura para simular devoluciones o ventas ficticias.

Principio de funcionamiento

Su principio de funcionamiento es una bobina que funciona con 24 voltios y permite, en mili segundos, la liberación de la bandeja con el compartimiento de billetes y monedas además de impresión de tickets.

¿Cómo escoger un modelo?

En el mercado existen dos modelos, automático y manual. En ambos casos, tiene como funciones la seguridad y el resguardo del dinero. Pueden abrirse con ayuda de la llave codificada o mediante conexión electrónica.

Algunos modelos tienen tipologías propias de acuerdo al tipo de negocio. Por ello, antes de comprar tpv, es conveniente echar hacer una lista de las funciones que debe soportar para preguntar en la tienda oportuna si el producto será lo suficientemente completo para cubrir todas las funciones que tenemos previstas para él.

También es posible comprar un tpv de segunda mano, una solución muy acertada si estamos empezando un negocio y queremos prescindir de algunos extras en nuestra caja registradora con tal de ahorrar algo de dinero.

Compartir en Google Plus

Acerca de alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios