Google Play Family Library, para compartir en familia

Google Play Family Library

Hace unas horas se comenzaron a escuchar aplausos en los hogares donde hay varios usuarios de dispositivos dotados del sistema operativo Android. ¿El motivo? La entrada en acción de Google Play Family Library, un nuevo sistema que permite, de una vez por todas, que los distintos miembros de una familia compartan todos los elementos que hayan adquirido en la tienda de aplicaciones de Google. Con esta novedad se da respuesta a la petición que tantos usuarios llevaban realizando desde hace tiempo, porque está claro que era fundamental para que se creara un poco de sinergia entre las distintas personas que conviven en un mismo entorno.

Google Play Family Library, ¡a compartir!

Nos encanta el ejemplo resumido que pone Google en el comunicado que ha publicado en la red en relación al lanzamiento de esta nueva función. La empresa nos pone el ejemplo de un hogar donde todos los miembros de la familia disponen de un dispositivo con Android: el padre, la madre y los hijos. Puede ser un smartphone o un tablet, pero la cuestión es que usan Android y que cada uno de ellos se conecta de forma periódica a Google Play para realizar compras de contenido multimedia.

Hasta ahora cuando se ponía a la venta un nuevo juego de moda cada una de las personas de la casa (si querían jugar) tenían que pagar por él. Eso significaba que cuando el padre y su hijo mayor se querían echar un partida en multijugador uno contra otro, tenían que pagar el doble por el juego para hacer su descarga dos veces. Quizá parecía justo en algunos aspectos, pero no era práctico y mucho menos eficiente. Si lo pagábamos dos veces estábamos ante un gasto importante, pero lo más frecuente era que uno lo pagase y que el otro tuviera que pedirle el móvil para, al menos, echarse unas partidas en modo individual. En general no era una buena solución.

Lo mismo ocurría con las películas, porque cuando alguien adquiría un último estreno para verlo tranquilamente tumbado en su cama tenía que dejarle el móvil después a los otros miembros de la casa. Y si dos personas querían ver la película a la vez había que dejarse los ojos compartiendo una misma pantalla. Por suerte, son situaciones que Google ha tenido muy en cuenta y a las que da solución, de una vez por todas, con el estreno de esta nueva función que ya está cosechando muchos agradecimientos entre los usuarios. A partir de ahora existe sinergia entre los dispositivos y va a compensar mucho más el realizar un desembolso en Google Play, dado que sabremos que todos los miembros de nuestra familia también tendrán acceso a ello.

¿Cómo funciona?

Dicho esto, lo que queremos hacer es configurarlo a toda prisa y comenzar a aprovecharlo. ¿Cómo funciona exactamente? El primer factor a conocer es que hay un máximo de seis personas por cada red familiar que hagamos. Si tenemos en cuenta los estándares actuales es más que suficiente: papá, mamá, un hermano, otro hermano, ¿otro hermano? Y podemos sumar a la abuela, que siempre es muy tecnológica. Seis personas nos da de sobras y no hay margen para que vengan los típicos usuarios que no se quedan satisfechos por nada. En muchos de nuestros hogares le podremos dar acceso a la biblioteca familiar hasta a nuestra mascota, porque nos sobran huecos. Cuando estas personas se hayan integrado a la biblioteca familiar que creará uno de los usuarios como supervisor y amo del calabozo, ya estarán compartiendo las compras que realicen en Google Play.

Eso sí, la letra pequeña que nos da la sensación que hay, al menos por el texto de Google, en el cual siempre es recomendable leer entre líneas, es que parece que no todos los contenidos estarán habilitados para que los compartamos de esta manera. Por lo tanto, a partir de ahora antes de realizar una compra os recomendaríamos que comprobéis este detalle para que luego no os llevéis una sorpresa. Porque puestos a seguir invirtiendo en compras digitales a través de Google Play no hay duda de que es mejor idea confiar en aquellos contenidos que, al menos, podemos compartir con nuestros series queridos.

Y por si queda un poco ambiguo lo que entendemos como “contenidos”, queremos precisar lo mismo que ha dicho Google al respecto. Se incluyen en este grupo de contenidos “compartibles” tanto los juegos, como las aplicaciones, los programas de televisión (o series), las películas y los libros. Y como decimos, una vez lo compramos entra a estar compartido sin ningún tipo de gasto para quien lo descargue en su dispositivo. La descarga se puede llevar a cabo en móviles, tablets, ordenadores portátiles o en televisiones inteligentes, ya dependiendo de la disponibilidad de cada tipo de contenido. Por otro lado, y esto es algo que nos encanta, porque nos muestra la elegancia que tiene Google, las películas, los libros y las series o programas de televisión también los podremos reproducir en dispositivos de la familia que tengan el sistema operativo iOS o en el navegador. ¿Qué más podemos pedir?

Compartir con flexibilidad

Compartir en familia

Dice Google que algo que le preocupaba con los perfiles compartidos de descargas era que tenía que tratarse de un servicio flexible. Y eso es justo lo que han implementado. Como usuarios tenemos la oportunidad de elegir qué tipo de elementos descargados compartimos con los demás miembros de la familia. Y al revés ocurre lo mismo, escondiendo aquellos que solo queramos tener nosotros. Por lo tanto, si nos gusta escuchar la música de Leticia Sabater a escondidas y no queremos que nadie más lo sepa, no habrá de qué preocuparse. Lo mismo si hay un programa de televisión al que estéis enganchados en secreto o si estáis comenzando a leer 50 sombras de Grey y no se lo queréis decir a vuestra esposa por miedo a que os mire mal. También podéis mantener en privado algunos contenidos que simplemente pensáis que no serán de interés para los demás miembros, como medida para no saturar la red compartida.

El usuario maestro del que hemos hablado antes, el que tiene el poder de control de la cuenta familiar, podrá introducir una tarjeta de crédito que será utilizada como el medio de pago principal. Esto significará que cuando alguien en la familia quiera comprar algo en Google Play no tendrá de qué preocuparse, porque ya estará la tarjeta introducida para hacer el cargo en ella. Esto es especialmente útil si tenemos hijos adolescentes que no dispongan de tarjeta y queramos que tengan libertad para pagar eBooks o cualquier otro tipo de app del que puedan hacer uso en sus clases o para los estudios. No obstante, siempre hay opción de que cada persona de la familia utilice su propia tarjeta, por si nos hemos cansado de que haya alguno de los miembros de la misma que se pase el día comprando juegos a los que luego solo juega cinco minutos antes de abandonarlos. O podemos optar por el método de la aprobación, que es otra buena solución con niños. De esta forma el hijo podrá comprar algo y al hacerlo le llegará a su padre un mensaje en el cual tendrá que aprobar la transacción.

¿Y la suscripción musical?

Otra de las preguntas que se nos pasan por la cabeza después de todo esto de compartir compras es qué pasa con las suscripciones musicales. ¿Cómo funciona esto exactamente? Porque está claro que la música nos gusta a todos y que todos la consumimos. La opción que nos da Google Play Music es que accedamos a su plan familiar, que encaja con la filosofía de su nuevo servicio y que viene a ser lo que necesitábamos. De nuevo, hasta seis personas pueden compartir una suscripción y lo único que pagarán serán 14,99 dólares al mes. Si dividimos ese dinero entre seis usuarios en el cas de que los hubiera, estaríamos hablando de unos 2 dólares y medio, prácticamente nada. Si comparamos el precio una Coca-Cola en cualquier lugar nos cuesta incluso más. Así que estaremos teniendo un amplio catálogo de música que escuchar a un precio ridículo.

Comprartir en Google

Con todas las opciones de suscripciones musicales que hay en la red con los distintos sistemas de streaming el tener un plan familiar es lo que decanta la balanza hacia un lado u otro. Porque pongamos el ejemplo de un hogar donde los seis miembros pagasen los 10 dólares de rigor que suelen costar estos servicios: estaríamos hablando de 60 dólares en contraposición a los 14,99 que nos piden ahora. ¡Ofertón!

Un lanzamiento muy deseado

Google ha tenido un buen detalle con su público, algo que otros sistemas operativos y empresas ya han ofrecido con anterioridad a los usuarios. Es una respuesta necesaria a que cada vez haya más personas conectadas con sus dispositivos móviles y sus cuentas de Google. Lo que en el pasado podía representar un gasto enorme como los ejemplos que poníamos antes con música y juegos ahora se puede simplificar mediante un reducido coste que podrá ser afrontado por la familia en común o pagándolo uno y “regalándoselo” a los demás. Es una buena fórmula que lo que hará será expandir nuestros horizontes, que tengamos más posibilidades de rentabilizar nuestros dispositivos y que aprovechemos aplicaciones, juegos y otros contenidos.

La mala noticia es que de momento Google Play Family Library solo está disponible en unos pocos países y entre ellos no se encuentra España. Así que nos toca esperar un poquito más para disfrutar de la misma experiencia de la que están haciendo uso norteamericanos, británicos, alemanes, japoneses, italianos, mexicanos… nos da la sensación de que solo faltamos nosotros. Una vez el servicio llegue a nuestro país solo tendremos que darnos de alta, invitar a la familia, unirlos dispositivos y las cuentas en un mismo entorno de grupo y disfrutar de la propuesta.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

avatar de autor

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios