Nokia 5 y Nokia 6, análisis del retorno de un clásico

Nokia 5 móvil

Nokia 5 y Nokia 6, análisis del retorno de un clásico - El Mobile World Congress que terminó hace unos días sirvió como entrada en escena de móviles como el Nokia 5 y el Nokia 6, con los que la famosa marca vuelve al ruedo. Después de esta presentación ha comenzado el debate. ¿Están los nuevos terminales de Nokia a la altura de la fama de la marca? ¿o son un mero pretexto por el cual aprovecharse de un nombre legendario del mercado para sacar ingresos de manera agónica? Nosotros ya hemos podido sentir el potencial de estos móviles y os vamos a contar qué nos parecen exactamente. Al final os daremos un veredicto inicial sobre el futuro que le espera a Nokia bajo nuestro punto de vista.

Nokia 5, ¿el retorno soñado?

Lo que ha pasado con Nokia en los últimos años ha sido dramático para sus fans. Desde que su división móvil entrara en barrena al no poder mantenerse al día en la competición que vivía con otras marcas por su presencia en el mercado smartphone las cosas han ido a peor. El episodio de Nokia dentro de Microsoft es uno de los que más deberíamos esforzarnos para olvidar. Ahí salió todo mal, aunque hoy día todavía nos estamos preguntando quién tuvo la culpa exactamente de que los terminales de esta fase fueran tan desastrosos. No hubo feeling entre las dos compañías, a Microsoft le quedó grande un proyecto que necesitaba mano dura y creatividad y en Finlandia, casa natal de Nokia, lloraron al ver a su hijo tan deteriorado. Pero el hijo pródigo ha vuelto.

La adquisición de la marca por parte de HMD Global, otra empresa de Finlandia, ha permitido que Nokia prepare el camino que le permitirá recuperar la forma. Y eso es importarte remarcarlo como primer punto, dado que HMD Global no es precisamente una marca china como han asegurado algunos medios. No hay que restar relevancia al retorno de Nokia ni intentar empañar sus logros con afirmaciones falsas. HMD Global es finlandesa de pura cepa y eso les convierte en los mejores para exprimir el potencial de Nokia.

Cámara de alto nivel

Si os suena el nombre de algo más de leerlo en artículos y noticias o si llegaste a tener uno de sus gama alta en el pasado, sabrás que la compañía siempre ha sido referencia en el sector fotográfico. Las cámaras de los terminales de Nokia han dejado el listón muy alto y el software que la compañía ha introducido en sus móviles siempre ha servido de referencia para que otras marcas se fijasen en él. Eso era antes del boom de los smartphones más avanzados en los que la variedad de componentes y de apps ha sido tal que ya ha resultado difícil competir. Pero Nokia fue un referente en cámaras y muchos todavía nos acordamos de esos tiempos. Lo que hay que saber es que tanto el Nokia 5 como el Nokia 6 tienen muy buenas cámaras.

Por supuesto, no pretendamos comparar sus sensores de cámara con los de móviles más antiguos de la gama más alta. Seamos sensatos, porque estos dispositivos de los que hablamos no llegan a los 300 euros en el modelo más caro de todos. Eso nos puede hacer entender cómo la presencia de sensores de 13 megapíxeles en el Nokia 5 y de 16 megapíxeles en el Nokia 6. Los dos móviles tienen sensores frontales de 8 megapíxeles y actúan de forma realmente positiva. Si entendemos sus limitaciones, que no son cámaras que alcanzan la excelencia que tuvieron los móviles más avanzados de Nokia en el pasado, podremos disfrutar de unos muy buenos resultados. Lo que aún no está definido del todo es el software de las cámaras y lo que se ha mostrado se ve muy previo todavía. Esperamos con ilusión que nos encontremos con un programa que esté a la altura de la app Nokia Camera que tanto triunfó en el pasado.

Sistema Android puro y duro

Aunque en el pasado era algo que solo podíamos esperar de determinados modelos de smartphone firmados por Google, el sistema Android está presente en su versión pura en estos móviles de Nokia. Esto abre un abanico de posibilidades a quienes no les gustan esos móviles en los que la interfaz de usuario del fabricante acaba desvirtuando demasiado el trabajo realizado con la plataforma de Google. Además, permite más libertad para que podamos personalizarnos el móvil según nuestros gustos. Lo que sí nos quedaría saber es qué volumen de aplicaciones preinstaladas se terminarán cargando en los terminales. Para su paso por el Mobile World Congress los prototipos han venido muy vacíos, limpitos y rápidos, así que esperemos que la versión definitiva de cada móvil se encuentre en esta misma línea. Es cierto que Nokia cargará software propio para algunos funciones (como la cámara siguiendo con lo que decíamos antes), pero posiblemente se corten bastante.

En cuanto a la actualización todo apunta a que se lanzarán con Android 7.1.1, salvo que haya alguna otra versión más nueva en el momento de salida que le interese a Nokia introducir. Como ya podéis ver, el compromiso de la nueva Nokia con Android es absoluto y ya han quedado atrás los días en los que nos podíamos plantear que la empresa trabajara con otro sistema operativo. Aunque tienen en preparación el Nokia 3310 (2017) sin sistema operativo smartphone, es una excepción y no servirá de precedente, dado que su objetivo principal en estos momentos es trabajar alrededor de la flexibilidad que proporciona Android.

Nokia 6 móvil

Otros componentes principales

Como en cámara nos han dejado convencidos y en Android también cumplen, ahora la pregunta es si en lo demás también salen bien parados o si flojean. Aquí hay un tira y afloja entre los dos terminales. En algunos aspectos el Nokia 5 supera al Nokia 6, pero también ocurre a la inversa en otros. Por ejemplo, por sus dimensiones el Nokia 5 es más cómodo de sujetar y será algo que vendrá bien cuando estemos reproduciendo contenidos multimedia o jugando. Tiene una potencia un poco inferior, porque la optimización no es tan eficiente como en el Nokia 6, pero a cambio de eso tenemos la mayor comodidad. No obstante, en términos prácticos esa diferencia de rendimiento es inapreciable y seguro que solo la notaríamos con apps que requieran mucha más potencia de la habitual (como juegos muy avanzados). Al fin y al cabo el procesador es exactamente el mismo en los dos casos.

Se trata de un Snapdragon 430 de Qualcomm de ocho núcleos, funcionando los dos incluso a la misma frecuencia. Los dos móviles coinciden también en la GPU, siendo una Adreno 505. Donde se diferencian y aquí se nota dónde está esa diferencia de potencia, es en la memoria RAM. El motivo de ello es que incluso la versión menos potente del Nokia 6 es superior en RAM al Nokia 5. Este tiene una RAM de 2GB y en el Nokia 6 comenzamo con 3GB en el modelo básico y podemos solicitar hasta 4GB si queremos más potencia. Esa diferencia de memoria también está en el almacenaje. El Nokia 5 se conforma con 16GB, pero en el Nokia 6 puede ser de 32GB o 64GB. Que nadie se preocupe por el almacenamiento porque el soporte microSD se ocupa de igualar las cosas.

Opinión antes de su lanzamiento

Así se perfilan estos dos grandes terminales de Nokia que convencen por sus características, por su enfoque y por el buen sabor que destilan. Sus baterías son de 3000 mAh en los dos casos y el precio ha sido ajustado al máximo. Esto encaja con lo que comentábamos antes. Nokia ha diseñado smartphones de gama alta en el pasado, pero ahora está decantándose por un modelo de móvil mucho más sencillo. Eso implica que hay que olvidarse de lo que hicieran en el pasado y ver a esta Nokia como una nueva versión de la compañía, ni más ni menos. Y si nos limitamos a lo que hemos visto hoy nos encontramos con que ambos smartphones saben salir muy bien del paso.

Hay que derribar muros y olvidarse de esas discusiones con poca trascendencia. Tenemos ante nosotros dos buenos móviles con aroma finlandés, que quizá han sido fabricados en China y tienen a Foxconn metida en la producción, pero eso es lo mismo que les ocurre a miles de otros terminales, incluso al iPhone de Apple. La Nokia que vuelve a las tiendas es mucho más clásica de lo que se podría imaginar y apuesta por rasgos que son muy identificables en sus móviles. Lo único que les falta es un poco de empuje. Es posible que se lo proporcione el rango de precios al que llegan estos terminales.

El Nokia 6 lo podremos comprar por 229 euros, una cifra de lo más ajustada. Se venderá en cuatro colores distintos: cobre, negro, azul y plata, por lo que tendremos entre los que elegir. Es una relación calidad-precio que nos recuerda a la mejor Nokia y que demuestra el potencial de la empresa para empezar por abajo y luego presumiblemente ir avanzando gama en gama lanzando terminales más potentes. El Nokia 5 estará disponible en los mismos colores pero su precio se reducirá de forma considerable y llegará solo a los 189 euros. Estaremos hablando de dispositivos económicos pero con el sello de calidad de Nokia y un rendimiento a la altura de las circunstancias.

Con eso en mente no se nos ocurren motivos por los que no deberíamos estar siguiendo este retorno de Nokia, dado que la compañía se ha esforzado mucho para meterse en el bolsillo a todos los usuarios. En el futuro si el éxito del Nokia 5 y demás móviles como el Nokia 6 se confirma está claro que le esperan unos años geniales a su fabricante, el cual posiblemente consiga recuperar la fama del pasado y quién sabe a dónde podrían llegar.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios