Samsung Galaxy S8, 5 características que lo definen

Galaxy S8 de Samsung

Samsung Galaxy S8, 5 características que lo definen - Os recordamos, para poneros los dientes largos, que el Samsung Galaxy S8 se anuncia el día 29 de marzo. Oímos incluso el redoble de tambores desde aquí, así que imaginaros lo mucho que está interesando el nuevo Galaxy a la industria del móvil. Las expectativas son enormes y creemo que va a ser uno de lo smartphones más importantes de los últimos años. Al menos es lo que nos hemos llegado a creer después de todos los rumores, las teorías y demás información que ha ido apareciendo con el paso del tiempo. Un poco en ello nos vamos a basar para formular este artículo que profundiza en las principales características del Samsung Galaxy S8 y el Galaxy S8 Plus para su lanzamiento (por supuesto, con margen de error).

Samsung Galaxy S8, la pantalla

Prepáremonos para unas pantallas que salvo sorpresa (o susto) de última hora serán de 5,8 y 6,2 pulgadas respectivamente para cada uno de los modelos. Por supuesto, hablamos de pantallas curvadas, así que estaremos perdiendo una pequeña medida respecto a las pulgadas que deberían ser (nada drástico, dado que acabaremos con 5,7 y 6,1 respectivamente). Nos encontraremos con una resolución de 1400 x 2960 píxeles y formato de imagen de 18.5:9, algo que ha sido criticado por los especialistas, dado que el LG G6 les superará con su ratio de 18:9. Aquí se está haciendo una apuesta arriesgada por parte de Samsung y habrá que ver cómo sale la cosa. Uno de los temores es que a la hora de la verdad el contenido se quede demasiado en formato letterboxing y que esto entorpezca la experiencia de usuario. Pero habrá que verlo. En lo positivo tendremos tecnología HDR10 y DCI-P3, así que es posible que al final no salgamos tan mal parados los que confiamos en la pantalla de este nuevo Galaxy.

Como de costumbre, siempre dejamos cierto margen de optimismo cuando hablamos de móviles de Samsung. Aunque la marca esté un poco más lenta este año que en otras ocasiones, siempre suelen estar al tanto de lo que hacen sus rivales y tienen la misión de igualarles o superarles, así que es muy probable que tengan algún as en la manga. En nuestro caso, como decimos, cruzamos los dedos.

Un nuevo diseño

Si alguien queda un poco decepcionado con la pantalla verá alimentado su hype por el móvil gracias a su nuevo diseño, más elegante y sin bordes. Samsung se ha obsesionado con la idea de optimizar el espacio para que haya más presencia de pantalla y parece que ha puesto en marcha una revolución en la que también les están siguiendo otras empresas como Xiaomi. Se supone que en este modelo nos demostrarán de nuevo porqué es tan importante luchar contra los marcos de los frontales en sus móviles. Esto también aportará un incentivo a la reducción de medidas y a la obtención de un diseño más estilizado y elegante. Si hablamos de dimensiones el grosor será igual en los dos modelos: de 8 milímetros, pero el normal será de 148,9 x 68 y el Plus de 159 x 74. En ambos casos hablaremos de móviles que aprovecharán muy bien el espacio de carcasa.

características del Galaxy S8

Procesador y potencia

Nadie quiere que su móvil explote y eso es algo que no ocurrirá con el Galaxy S8, pero lo que sí ha hecho Samsung ha sido optimizar la potencia. Quiere que su nuevo móvil sea potente y que deje a sus rivales muy atrás. Hay dudas sobre el procesador que se incluirá en el terminal, y como es frecuente posiblemente cambie dependiendo de la versión norteamericana y la internacional. En la que se dirigirá a los Estados Unidos las apuestas están depositadas sobre el Snapdragon 835 de Qualcomm a 2,2GHz, mientras que la versión del resto posiblemente incluirá el Exynos 8895 a 2,5GHz.

El resto de componentes deberían estar a la altura de lo más potente, con 4GB de RAM, almacenamiento de 64GB expansible y batería de 3000 mAh, entre otros rasgos. Para confirmar si Samsung ha hecho bien los deberes en la configuración técnica vamos a tener que esperar a que la compañía deje que su móvil pase por los habituales procesos de benchmark a los que nos tiene tan acostumbrados el mercado. Será ahí donde veremos si su potencial está a la altura de lo que se espera del mismo.

Sobre el lector de huellas dactilares también podríamos hablar. Aquí volvemos a la intención de hacer sitio en el frontal, lo que ha obligado a que desaparezca el botón de home. Al irse este botón la pregunta era dónde poner el lector de huellas dactilares que cada día usamos más en todo tipo de acciones cotidianas de identificación. Algunos fabricantes lo ponen en la parte trasera y es justo donde parece que estará en estos nuevos terminales. Otros lo ponen en la propia pantalla para que presionemos con el dedo y se utilice. Debemos decir que ninguno de los dos puntos de vista nos termina de convencer demasiado y si Samsung quiere no tener botón home tendría que pensar algo innovador sobre cómo aprovechar esta función. Otra cosa es que dentro de poco el lector de huellas dactilares se deje de usar y que pasemos al reconocimiento de retina, lo que agilizaría muchísimo las cosas. Pero para ese día todavía parece que falta, así que hay que buscar alternativas.

Bienvenido Bixby

Hay quien argumenta con pasión que las inteligencias artificiales que representan a los asistentes de voz en dispositivos móviles, como Siri o Cortana, son el futuro. A nosotros, con todo el cariño del mundo, ahora mismo nos parecen complementos para rellenar características de los móviles y que podamos hablar más y más de los terminales a fin de que parezcan que tienen mucho. Siri es el invento de Apple para que los usuarios del iPhone, cuando estrenan su primer móvil de la manzana, inviertan una de las primeras horas en pasar el rato. Después de ese primer contacto (que suele estar acompañado de muchas risas) Siri desaparece y queda de lado. Lo mismo ocurre con los demás asistentes de voz, dado que hoy por hoy no aportan una utilidad realmente eficaz en sintonía con las necesidades que tienen las personas en sus vidas. Por eso Bixby no nos emociona demasiado y creemos que Samsung también utiliza este asistente “como relleno”.

iris en el Samsung Galaxy S8

Parece que Samsung ha invertido mucho en la tecnología y que viene de la mano de algunas de las personas que crearon Siri para Apple. Todo eso impresiona, pero no es suficiente. Nos manifestamos de forma escéptica y no creemos que cambiemos de opinión hasta que Bixby de verdad nos demuestre que es un asistente de voz en el cual podemos confiar y recurrir cuando lo necesitemos. El problema, le pese a quien pese, está en las IA, que todavía no han llegado al nivel que se requiere de ellas para poder darles nuestra confianza.

Aumento de precio

No es que el precio sea una de las características del Samsung Galaxy S8 precisamente, pero sí que es algo de lo que resulta obligatorio hablar. Hay todo tipo de rumores y teorías que se enfrentan entre sí para pronosticar el coste al que llegará el smartphone a las tiendas. Una de las teorías principales es que el precio aumentará respecto a los modelos precedentes, aunque no sabemos hasta qué nivel. Hasta ahí resulta creíble, dado que la inconsistencia del mercado, los proveedores, la mejora de piezas y el aumento de la seguridad, tiene un precio más alto. Lo entendemos. Entendemos que Samsung también quiera evitar otra catástrofe como la del Galaxy Note 7 y que por eso esté invirtiendo más dinero en seguridad y comprobaciones. Pero quizá no sea lo más conveniente para el móvil. Por mucha expectación que haya creado no deja de ser un móvil flagship de una empresa que se ha visto salpicada por la polémica recientemente. ¿No sería mejor evitar más polémicas?

Los precios que se están barajando apuntan a que pagaremos 799 euros por el modelo de 64GB del Galaxy S8 y que el coste se irá hasta los 899 euros en el caso del Samsung Galaxy S8 Plus. Por supuesto, es más de lo que podríamos imaginar y por eso creemos que Samsung es posible que tenga que reajustar sus tarifas con la intención de no espantar a quienes ya creían que eran móviles de precio elevado.

Galaxy S8 por detrás

Conclusiones antes del lanzamiento

Haciendo suma de todo lo que hemos mencionado, tanto de lo bueno como de lo malo, creemos con firmeza que el Galaxy S8 va a ser uno de esos móviles capaces de levantar a una compañía que incluso ha sufrido un ataque tan doloroso como el del Note explosivo. Se perfila como un terminal de grandes posibilidades, muy bien surtido, variado y de gran potencial, en el cual los componentes estarán muy bien unidos para que la experiencia de uso se posicione como uno de sus mejores rasgos.

Además, recordemos que históricamente después de un gran fracaso las grandes empresas siempre han sido capaces de hacer una de dos cosas. La primera es hundirse y desaparecer. Y la segunda superarse así mismas y crear uno de los mejores dispositivos de su catálogo. Por eso estamos convencidos de que Samsung hará lo imposible para conseguir esto último y que el nuevo Galaxy acabe pasando a la historia de la compañía como el móvil que les permitió reconquistar a los usuarios y volver a vencer a sus rivales. No olvidemos, al fin y al cabo, que estamos hablando de Samsung, que lleva años y años demostrando que el sistema operativo Android es la mejor elección para la creación de smartphones, algo que ha inspirado a decenas de compañías. Con el Samsung Galaxy S8 conseguirán de nuevo salir con la cabeza bien alta.

Compartir en Google Plus

Acerca de Alulus

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios